www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Chavistas españoles contra Leopoldo López y su padre

miércoles 08 de junio de 2016, 12:07h

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, está haciendo méritos a pasos agigantados para agradar a sus socios de Podemos. Garzón ha intensificado su reverencia ante el chavismo, reafirmando que en absoluto Venezuela es una dictadura, y que allí existe una escrupulosa separación entre el poder ejecutivo y el judicial. A lo sumo, ha concedido Garzón, puede haber “errores” en su sistema judicial, recalcando que esto sucede en cualquier país, por ejemplo en España. Por eso con total desfachatez proclama que Leopoldo López es un “golpista” porque “la justicia venezolana lo ha dictaminado así”.

Pero el inadmisible y continuo acoso de Pablo Iglesias y Alberto Garzón a Leopoldo López no se queda, con ser eso ya de por sí muy grave, en palabras. Sus palabras impulsan y son un acicate para que sus seguidores se dediquen a reventar y boicotear sistemáticamente los actos en los que interviene el padre del líder opositor venezolano. Esta semana han vuelto a hacerlo cuando Leopoldo López Gil pronunciaba una conferencia en la Universidad de Salamanca. Portando banderas venezolanas y llamándole “golpista” irrumpió en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho un nutrido grupo de estudiantes, pertenecientes al sindicato Colectivo Estudiantil Alternativo (CEA), en la órbita de IU y Podemos. Y no hace mucho, en Asturias, al padre del prisionero de Ramo Verde -por obra y gracia de Nicolás Maduro-, los podemitas le gritaban “¡Asesino, ojalá se muera tu hijo!” y en Brunete el local donde se presentaba el libro sobre su hijo, Preso pero libre, se llenó de pintadas del calibre de “Leopoldo asesino”.

Y parece que bailándoles el agua se encuentra José Luis Rodríguez Zapatero. Ha causado extrañeza que, mientras que Maduro no permite que ningún político que va a Venezuela, como Felipe González, Albert Rivera, o Andrés Pastrana, se entreviste con Leopoldo López, todo han sido facilidades para que el ex-presidente le visitara en la cárcel, del brazo del alcalde chavista Jorge Rodríguez. No hay que romperse la cabeza para hallar el motivo del interés de Maduro en que se reunieran, dada la reacción de López en el sentido de que no va a aceptar ningún trapicheo entre su libertad y el revocatorio.

IU y Podemos van ahora, en amor y compañía, bajo la rúbrica Unidos Podemos. Y claro que pueden: defender a capa y espada el régimen autoritario de Maduro en todo momento y ocasión, como en los ataques al padre de Leopoldo López, muestra palmaria de lo que harían si consiguieran ese “podemos” que ambicionan encarándose al poder. Podrían sin duda pulverizar las libertades, acallar a quien no fuera la voz de su amo y arrastrar a España al precipicio. Unidos Podemos aspira a servirnos en todo su esplendor el paraíso chavista. ¿Podrán?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+
1 comentarios