www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS PARTIDOS, LEJOS DE DESPEJAR LA INCÓGNITA

El debate a siete enreda más los posibles pactos tras el 26J

martes 21 de junio de 2016, 01:18h
El debate a siete enreda más los posibles pactos tras el 26J
Ampliar
El debate a siete, el único de esta campaña en el que participan todos los partidos con grupo parlamentario propio, tampoco ha servido para despejar la incógnita de los posibles pactos tras el 26J.
La cita, moderada por Julio Somoano, era en TVE, con Pablo Casado (PP), Isabel Rodríguez (PSOE), Íñigo Errejón (Unidos Podemos), Juan Carlos Girauta (Ciudadanos), Gabriel Rufián (ERC), Carles Campuzano (CDC) y Aitor Esteban (PNV). Si lejos de un cara a cara, en un debate a cuatro los mensajes se difuminan, este efecto se magnifica en un encuentro con siete portavoces.

Cataluña, ¿línea roja tras el 26J?

La política territorial, centrada, sobre todo, en la cuestión catalana, ocupó buena parte de un debate en el que se vieron dos posturas claramente diferenciadas: PP, PSOE y Ciudadanos se oponen al referéndum de independencia que defienden Unidos Podemos y las formaciones soberanistas.

"No apoyaremos a los que niegan la plena soberanía del pueblo de Cataluña", decía Gabriel Rufián, representante de ERC, casi al mismo tiempo en el que Carles Campuzano, en nombre de CDC, defendía que "sin solución a la cuestión catalana no habrá Gobierno en España": si los partidos políticos "están dispuestos a ir al fondo, claro que estamos dispuestos a negociar", añadía.

Es decir, Cataluña como línea roja tras el 26J: que se respete el derecho a decidir es condición sine qua non para apoyar un candidato a la Presidencia tras las elecciones del próximo domingo. Y el voto de nacionalistas e independentistas puede ser "decisivo" para sumar mayorías.

No solo Cataluña. Desde el PNV, Aitor Esteban pedía "respeto" para las leyes y el concierto vasco y la no invasión de sus competencias "si quieren hablar con nosotros de pactos": "Es necesario reconocer las diferencias entre nacionalidades".

Unos y otros contaron, una vez más, con el respaldo de Unidos Podemos, en esta ocasión en la voz de Íñigo Errejón, que pidió un reconocimiento a "la plurinacionalidad y el derecho a decidir": "Los partidos tradicionales encuentran réditos en el choque de trenes territoriales y se puede construir un espacio diferente".

Con posturas diametralmente opuestas, PP, PSOE y Ciudadanos: Pablo Casado apeló a la soberanía nacional; Isabel Rodríguez volvió a reclamar diálogo para poner en marcha una reforma de la Constitución; y Juan Carlos Girauta rechazó desafiar la legalidad.

Los posibles pactos, la gran incógnita

Cuando tocó hablar de pactos, más de lo mismo, ninguna luz sobre la cuestión que más preocupa por lo que pueda ocurrir a partir de la noche electoral. Como ya sucediera con el 20D, el Partido Popular sigue hablando de "gran coalición", una aritmética que rechaza el Partido Socialista.

Pablo Casado volvió a reclamar que se permita gobernar a la lista más votada y pidió a los demás partidos "que digan con quién piensan pactar para que la gente sepa lo que va a votar".

Unidos Podemos ofreció una vez más un "Gobierno de cambio" al PSOE, que le reprochó, de nuevo, su falta de apoyo en la investidura fallida. Y Ciudadanos, en línea con lo manifestado en los últimos días, aboga por una nueva etapa política con un Ejecutivo en el que no esté Mariano Rajoy. Es decir, a falta de que hablen las urnas, se mantienen las posiciones enconadas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.