www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PODEMOS, AL ASALTO DEL PODER

miércoles 22 de junio de 2016, 11:59h
No es una entelequia. Ni siquiera una especulación. El partido de Pablo Iglesias se ha encaramado en el poder en Madrid, Barcelona...

No es una entelequia. Ni siquiera una especulación. El partido de Pablo Iglesias se ha encaramado en el poder en Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza, Cádiz… Aspira ahora a abrir de par en par los portones del palacio de la Moncloa e instalar a su líder en el despacho presidencial. Las encuestas más solventes le sitúan en votos y escaños en segundo lugar tras fracturar al partido que ha representado a la izquierda española durante los cuarenta años de la democracia.



Pablo Iglesias sabe que deberá hacer muchas concesiones para acumular los diputados necesarios que le respalden en mayoría. Ahora sigue defendiendo lo que le puede robustecer con los votos periféricos. El lunes 27 empezará a negociar y los que le rodean saben que modificará, por ejemplo, la línea roja del referéndum catalán con el fin de desbaratar el rechazo del PSOE. La sustituirá por una mesa de negociación o por la apuesta de una reforma constitucional en la que, conforme al artículo 168, los catalanes ejercerían su derecho a decidir junto al resto de los españoles.



Si Pedro Sánchez, que es poquita cosa y hombre de cortos alcances, permaneciera, se conformaría con una limosna generosa de Pablo Iglesias para apoyarle en la investidura e integrar lo que él llama el Frente Progresista, es decir, eufemismos aparte, el Frente Popular. Lo que ocurre es que si el actual líder socialista pierde el domingo votos y escaños y queda en tercera posición, los barones del partido se lanzarán a su yugular, le obligarán a dimitir y formarán una comisión gestora más propicia a abstenerse en la investidura a favor del Partido Popular, siempre y cuando se prescinda de Rajoy.



Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Cádiz contemplan los avances podemitas y Pablo Iglesias cree tal día como hoy, a solo unas horas de las urnas, que no solo quebrará al PSOE sino que puede sobrepasar al Partido Popular.