www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL PACTO CON LOS SECESIONISTAS

jueves 28 de julio de 2016, 11:13h
Isabel San Sebastián está publicando en el diario ABC una de las columnas cimeras del periodismo español. Es ejemplo de sagacidad ...

Isabel San Sebastián está publicando en el diario ABC una de las columnas cimeras del periodismo español. Es ejemplo de sagacidad y sentido de la actualidad. Hace unos días escribía: “Zapatero puso el primer clavo en el ataúd del PSOE cuando profirió aquello de “aceptaré lo que venga de Cataluña”, coherente con su idea de que “La Nación es un concepto discutido y discutible”. Rajoy podría hacer lo propio con el PP, si cae en la tentación de poner a España en almoneda con tal de volver a la Moncloa. Búsquese los votos o abstenciones que precisa donde sea, pero sepa que el nacionalismo es insaciable y siempre pone un precio imposible de pagar. Con separatistas no se pacta.”

Ciertamente, el Partido Demócrata Catalán, sucesor de CiU, es una formación instalada en el centro derecha ideológico. En otras ocasiones, el entendimiento con el Partido Popular entraba en la lógica política. Pero ahora no. Tiene razón Isabel San Sebastián: con separatistas no se pacta. La tentación puede resultar acuciante para Mariano Rajoy si de esos votos dependiera su investidura. No debe caer en ella. La negociación del PP parece obligada con el PSOE y con Ciudadanos, que son los partidos constitucionalistas. Si Rajoy no es lo suficientemente hábil para encontrar una fórmula con esos dos partidos, la solución no se puede enmascarar en los secesionistas catalanes. El presidente en funciones tiene la obligación de negociar hasta la extenuación con los dirigentes del PSOE que, naturalmente, no le van a regalar el apoyo directo o indirecto. En todo caso, la reflexión de Isabel San Sebastián es clave para evitar males definitivos en el futuro.

Mariano Rajoy ha aceptado de Su Majestad el Rey negociar la investidura, aunque no someterse a ella si no consigue los apoyos imprescindibles. Esos apoyos no pueden venir de los partidos secesionistas. Mariano Rajoy deberá conseguir para alcanzar su propósito al menos la abstención de Ciudadanos y del PSOE, si bien sería mejor que pudiera sumar a sus 137 escaños los síes de una parte de los partidos constitucionalistas.