www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MARIANO RAJOY, DISCURSO SOBRESALIENTE

martes 30 de agosto de 2016, 17:39h
El discurso de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados puede calificarse de sobresaliente. Ha hablado con seguridad...

El discurso de Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados puede calificarse de sobresaliente. Ha hablado con seguridad y con el énfasis adecuado. Se ha expresado de forma clara y sin fallos. Ha abordado la situación de España de forma descarnada, sin concesiones ni exageraciones. Ha sabido huir de dramatismos excesivos y visiones descalificadoras. Ha criticado a los partidos rivales con firmeza y agudeza pero sin perder la moderación. Ha agradecido de forma sobria la colaboración de Albert Rivera, de Ciudadanos y de Coalición Canaria. Ha dejado las puertas abiertas a eventuales apoyos y posibles negociaciones. A ráfagas ha estado brillante, siempre eficaz. Negar todo esto es negar la evidencia. No se puede perder el sentido de la objetividad.

Según las encuestas, a Mariano Rajoy no le perjudicarían unas terceras elecciones. A España, sí. El presidente en funciones está trabajando seriamente por evitarlas pero se tropieza con el cerrilismo de Pedro Sánchez. El líder socialista no tiene otra preocupación que salvar su pellejo. Su acción política no es ni siquiera partidista. Es personalista. Todo lo que hace y dice no tiene otro objetivo que mantener su posición personal al margen de los intereses de España e, incluso, los de su partido. Pedro Sánchez solo piensa en Pedro Sánchez. Sabe que el PSOE le liquidará en el próximo congreso del partido si no se alza con la presidencia del Gobierno. Por eso juega a hundir a Mariano Rajoy en la investidura y luego explicar al Rey que él puede intentar un resultado favorable porque dispone de mayoría absoluta en la Cámara aunque eso signifique la alianza del PSOE con el partido comunista, es decir Unidos Podemos, y con agrupaciones secesionistas, de extrema izquierda y antisistema. Pedro Sánchez gestiona a la desesperada los 180 escaños hostiles a Rajoy que le permitan acceder a Moncloa. Son muchos, sin embargo, los dirigentes socialistas que están en contra del Frente Popular ampliado al que aspira el secretario general del PSOE.

Por otra parte, Mariano Rajoy tiene también algunas cartas enmascaradas que jugar. Ya veremos si se decide a exhibirlas. La operación investidura, en fin, se ha puesto en marcha con un excelente discurso del presidente en funciones, en el que subrayó que no hay alternativa viable a un Gobierno del Partido Popular; que España es ya el país donde mas empleo se crea; que resulta imprescindible el cumplimiento de las exigencias europeas; que nunca ha habido tanta distancia en las urnas entre el primero y el segundo partido; que el Gobierno del Partido Popular se ha colocado a la cabeza de Europa en crecimiento; que es necesario alcanzar la cifra de 20 millones con trabajo; que le preocupa el aventurerismo económico; que la clave de su programa es el empleo que está creciendo ya en 500.000 personas al año; que el nuevo tiempo exige potenciar el desarrollo digital; que está dispuesto a embridar el gasto público; que atenderá de forma preferente a los pensionistas; que el reto máximo con el que se enfrenta España es el desafío secesionista que los partidos constitucionalistas están combatiendo unidos. Mariano Rajoy estuvo especialmente acertado al cerrar su discurso con la defensa de la unidad de España.