www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA RELIGIOSA

Ejemplos de vida

domingo 23 de octubre de 2016, 10:39h
Este domingo se homenajea la labor de los 14.000 misioneros españoles que hay en el mundo.
Foto: Domund
Foto: Domund
Es lo que son los misioneros. Este domingo celebramos la “tradicional” jornada del DOMUND. Esa “tradicional” lo que puesto entre comillas, porque me gusta mucho más que sea un día progresista, porque no hay nada más progresista que ayudar, que entregarse, a los demás. Y eso lo hacen los misioneros españoles, los 14.000, que hay distribuidos por todo el mundo.

Quiero destacar los 227 misioneros que sirven en países donde son perseguidos los cristianos. En Corea del Norte hay, por ejemplo, 19 que se juegan la vida todos los días por servir a los demás y por llevar la palabra de Cristo.

Siempre recuerdo mi estancia en Madagascar donde tuve la suerte de convivir con varios centros de misión atendidos por hombres y mujeres españoles de diversas congregaciones. Recuerdo a Marcelino, misionero paulino, que era el ecónomo de la misión situada en una localidad del sur de la gran isla. Con unos pocos miles de euros al año tiene que atender la pastoral en 26 iglesias rurales, pagar a 36 maestros que imparten clases en 28 escuelas a 2109 niños, además de procurar alimentos a un total de 8000 niños y niñas que comen 250 gramos de arroz al día, y cuando hay suerte, otros 100 de legumbres secas.

Escasa dieta y escaso dinero para una zona misionera donde hay una media de 12 hijos por familia. Donde existe la poligamia, porque “el que tiene bueyes puede tenar también varias mujeres”. Donde los pobres son tan pobres que no pueden colaborar en nada. Donde la peor chabola europea es un palacio en esa región del Androy. Donde el estado da una pequeñísima ayuda mensual por cada hijo que se tiene. No es extraño, pues, que el conductor del camión de la misión tenga 24 hijos de dos mujeres.

Marcelino, el misionero burgalés que conocí todos los días cierra el libro de las cuentas de la misión. Hay jornadas que no puede ni siquiera hacer una anotación.

Marcelino es uno de los ejemplos de vida. De los hombres y mujeres repartidos por el mundo que nos enseñan cada día lo importante de su labor. Este domingo, aunque sea uno sal año, seamos generosos, no solo con nuestra aportación económica, sino con nuestra oración. De verdad queridos lectores, que la necesitan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(19)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.