www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

Una nueva rebelión de las masas

domingo 13 de noviembre de 2016, 20:18h
Larga digestión de la victoria de Donald Trump en los medios de comunicación, donde ahora, a posteriori, se desentrañan las causas de la victoria del magnate americano. Lamento generalizado de una prensa que se siente vencida por el nuevo presidente de los EEUU, al que siempre ha considerado una especie de payaso populista sin ninguna consistencia. Fracaso de los sondeos, las encuestas y los análisis.

Este mismo domingo, en la cuenta de Twitter de Trump, el nuevo presidente se recreaba en la herida abierta: “Guau, el New York Times está perdiendo miles de suscriptores debido a su muy pobre y altamente incorrecta cobertura del ‘fenómeno Trump’”. Desde la CNN hasta la FOX o el propio The New York Times, el líder republicano ha cargado contra todos los medios más influyentes de su país. Como un niño pequeño e irresponsable, Donald Trump no ha esquivado las críticas que le llegaban desde altavoces y portadas, sino que ha sido el primero en lanzar gasolina al incendio. Acusado de racista, machista, xenófobo y violento, perseveró en dar material a la prensa para elaborar titulares todavía más escandalosos y virales. Lo resume el propio Trump en un mitin en Iowa: “Podría disparar a la gente en la Quinta Avenida y no perdería votos”, dice, como si lo hubiera leído en André Bretón. Aunque, este John Wayne trompetero quizá no disparase al azar, como proponía el padre del surrealismo teórico, sino tan sólo a los que viera más morenitos. Dalí, al que el propio Bretón le impuso el anagrama de ‘avida dollars’, destrozó un escaparate precisamente en la Quinta Avenida de Nueva York porque sabía bien, como lo sabe Trump, el poder del escándalo como método publicitario.

La cuestión es si, además de un provocador y un excelente publicista de sí mismo, Donald Trump no es más que un síntoma de algo más profundo, de una corriente subterránea a la que la opinión pública no quiere prestar atención. El dinero, siempre atento al futuro, también se lo pregunta. Tras vencer el temor a la nueva ‘era Trump’, esta semana ha lanzado su mensaje hermético: 1,3 billones de dólares, según calcula la agencia Bloomberg, se han movido del mercado de bonos a las bolsas, con lo que los principales índices han subido, mientras que se han resentido los títulos de deuda pública.

Pero lo más destacable es el impulso que ha tomado la Libra esterlina con la victoria de Trump. Algunos inversores, pues, están apostando por el Reino Unido, a pesar de que todavía no se han concretado muchos detalles de su salida de la Unión Europea. Tras el ‘Brexit’ y el giro proteccionista en EEUU, Italia, que celebra un referéndum constitucional, y las elecciones en Francia y Alemania, serán los próximos termómetros de esta nueva rebelión de las masas, que están votando contra todo aquello que les impone la élite.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.