www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL POPULISMO ARGENTINO, EN EL BANQUILLO

jueves 29 de diciembre de 2016, 10:47h
En el mundo populista todos son promesas de honradez, transparencia y limpieza...
En el mundo populista todos son promesas de honradez, transparencia y limpieza económica. Generalmente desde la extrema izquierda, el populismo se presenta como un fanal impoluto. Las cosas se complican cuando los partidos populistas escalan el poder. Salvo alguna rara excepción, no solo caen en las mismas corruptelas de los partidos tradicionales sino que las multiplican por diez. En Iberoamérica se pueden señalar varios casos de referencia.

Ahora se ha sumido, en su propia contradicción, Cristina Fernández de Kirchner. La amiga de Hugo Chávez y Fidel Castro, la viuda de un político de grandes luces y oscuros propósitos, se ha ganado a pulso sentarse en el banquillo de los acusados. El juez Julián Ercolini, al que se reconoce prestigio e independencia, ha decidido sentar a la expresidenta en el banquillo por la presunta constitución de una asociación ilícita destinada a desviar contratos de obras públicas hacia Austral Construcciones, empresa vinculada al kirchnerismo.

El magistrado no se ha andado con chiquitas De tan grueso calibre debe ser la prevaricación de la bella Cristina que el juez Ercolini ha decretado un embargo de 637 millones de euros como medida cautelar por lo que pueda venir.

El populismo, en fin, en el banquillo. Después de tanto sermoneo moral y político, al final algunos de sus dirigentes más relevantes, en lugar de regenerar la vida del país, se han dedicado a forrarse el bolsillo. El caso de Cristina Fernández de Kirchner resulta especialmente escandaloso.