www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AL AIRE LIBRE

PARTIDO POPULAR: HABAS CONTADAS

sábado 11 de febrero de 2017, 17:45h
Cuestionar el éxito de Mariano Rajoy en el Congreso del Partido Popular sería...

Cuestionar el éxito de Mariano Rajoy en el Congreso del Partido Popular sería un ejercicio de sectarismo. Taponada la corrupción que atenaza a dirigentes destacados del centro derecha español, el liderazgo del presidente se ha consolidado sin fisuras.

Es cierto que José María Aznar ha sido ninguneado de forma abrupta. Es cierto que existe una división clara sobre el problema de la acumulación de cargos. Es cierto que la multiplicación de las corruptelas acentúa las alarmas. Es cierto que el partido solo ingresa por las cuotas de los afiliados el 10% de lo que gasta, o por decirlo claramente, de lo que derrocha. Todo eso es cierto pero también lo es que el PP se mantiene unido con un líder sólido, a diferencia de lo que ocurre en otros partidos.

Arrumbado el extremismo derechista en el desván del olvido, el centro derecha español, los liberales conservadores, que van desde el PP a Ciudadanos, constituyen una garantía de estabilidad para la política española. El problema no está en el centro derecha, si bien una política equivocada de Rajoy que, tras la mayoría absoluta en las elecciones de 2011, en lugar de tender la mano al PSOE decidió aplastarlo, nos ha conducido a la situación actual. El aliento que el PP dio a Pablo Iglesias, la entrega de hecho de La Sexta para que el podemita se hiciera propaganda, y la innegable habilidad del líder antisistema de la extrema izquierda, han dejado al PSOE en una situación alarmante. Durante cuarenta años, la estabilidad española se fundamentó en esta premisa: tanto si ganaba el PP (antes UCD y AP) como si ganaba el PSOE había garantía de moderación y respeto a la Constitución. Ahora, no. Ahora una derrota del PP puede conducir a la victoria de Podemos que trataría de liquidar el sistema.

Lástima que nadie en el Congreso del Partido Popular haya expuesto la necesidad de recuperar al PSOE social demócrata y constitucionalista para que en España la alternancia democrática no corra el riesgo de fracturarse golpeada por el extremismo podemita.