www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SANCHEZ CONTRA RAJOY

martes 07 de marzo de 2017, 08:45h
Que se ande con cuidado Mariano Rajoy. Si Pedro Sánchez ganase las primarias del PSOE el próximo mes...
Que se ande con cuidado Mariano Rajoy. Si Pedro Sánchez ganase las primarias del PSOE el próximo mes de mayo, plantearía de inmediato una moción de censura en el Congreso con el apoyo de Podemos, Izquierda Unida y las agrupaciones secesionistas, es decir, 179 escaños, con un presidente discreto del PSOE y el compromiso de convocar elecciones en tres meses. Al presidente del PP y del Gobierno no le quedaría otro remedio que reaccionar adelantándose con la convocatoria de elecciones. Sumando los escaños que las encuestas otorgan al PP para esas nuevas elecciones, y con la suma de ciudadanos, rozaría la mayoría absoluta, pero dejaría como oposición a Podemos, es decir, al Partido Comunista del siglo XXI, al frente de una oposición antisistema que en la inevitable alternativa democrática, a más o menos largo plazo, lapidaría de forma definitiva la Transición.

Si las primarias del PSOE las ganara Susana Díaz, entonces se mantendría el actual equilibrio inestable hasta la previsible recuperación del PSOE. Mariano Rajoy seguiría gobernando desde la debilidad y en precario, aullando entre sus tobillos los mastines del secesionismo catalán.

Es decir, el presidente no tiene el control de la situación política. Depende de lo que ocurra en las primarias del PSOE. Hace un par de meses, las cosas estaban claras y la victoria de Susana Díaz asegurada con el apoyo de Felipe González, Alfredo Pérez Rubalcaba y José Luis Rodríguez Zapatero. Pero ya no. Pedro Sánchez se ha crecido y amenaza seriamente la estabilidad del Partido Socialista. Aseguran las malas lenguas que Pablo Iglesias está desembarcando a millares de militantes de Podemos en las radas del PSOE para condicionar las primarias de los socialistas.

Las espadas, por consiguiente, permanecen en alto. Si gana Pedro Sánchez, tendremos elecciones generales en este mismo año. Si pierde, Rajoy se mantendrá en el alambre sobre el que avanza ahora tambaleándose.