www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

REAL MADRID - BARCELONA

Apelación niega el Clásico a Neymar y al Barça sólo le queda el TAD

La resaca de la eliminación europea se endurece en el Camp Nou.

El Fútbol Club Barcelona sólo dispone de una argucia para que su estrella brasileña pueda competir en el Clásico del próximo domingo en el Bernabéu. Y es que horas después del varapalo que constituyó la eliminación en cuartos de final de la Liga de Campeones -por segundo año consecutivo y sin poder hacer un gol a la Juventus), el club culé ha tenido que afrontar otro revés de gran calibre: el Comité de Apelación de la RFEF ha acordado desestimar su recurso interpuesto contra la sanción de dos partidos que le fue impuesta a Neymar. En conclusión, el criterio de las autirdades niegan que Ney juegue contra el Madrid con LaLiga en juego.


El Comité de Competición sancionó al jugador con dos partidos por una infracción del artículo 117 del Código Disciplinario de la RFEF, por aplaudir con desconsideración al equipo arbitral (según recogio el colegiado en el acta -elemento, éste, crucial-). Ahora, apelación, considera que el Barça "no discute la existencia de los aplausos que constituyen la base fáctica de la sanción recurrida. Opone que en esa acción no se encierra una conducta subsumible como conducta sancionable al amparo del artículo 117 del Código Disciplinario de la RFEF, 'por cuanto el plus de menosprecio y de desconsideración que se exige para la aplicabilidad de dicho precepto no concurre en el presente caso'".

El comité se remite al acta para manifestar que "la referencia al cuarto árbitro es contemplada como una afirmación gratuita por el club recurrente. Y en este sentido es forzoso desestimar el argumento del club por cuanto el acta arbitral, en el párrafo mencionado, como toda el acta, está protegida por la presunción de veracidad que le concede el artículo 27.3 CD y que no ha sido destruida por ningún medio de prueba del recurrente. Ello es suficiente para sostener la fuerza probatoria del acta en este extremo".

Por último, afirma que "la tesis del recurrente descansa en una simple afirmación que considera lógica: 'simplemente aplaudir no se puede interpretar como reacción personal hacia la persona de dicho cuarto árbitro'". En el texto emitido por el Barcelona se argumenta que "podría considerarse como una reacción desesperada del jugador consecuencia de su expulsión, incluso como una velada disconformidad con el criterio de decisiones arbitrales adoptadas durante el partido". Pero Apelación responde que "esa misma lógica conduce a la desestimación del recurso, pues es indudable que como el mismo recurrente admite en su hipótesis, los aplausos solo pueden entenderse como protesta y desaprobación, que el árbitro aclara en el acta que se hizo al cuarto árbitro".



"Si los aplausos son signo lógico de la desaprobación de un jugador hacia una medida arbitral -y ello no lo discute el propio recurrente-, y el árbitro, redactor y fedatario del acta, afirma que se dirigieron al cuarto árbitro, sin que se haya probado nada en contra, es forzoso concluir que el recurso debe ser desestimado", analiza un ente que arguye, como ejemplo de su criterio, el expediente contra Cristiano Ronaldo del 7 de febrero de 2014. En él, "la lógica más elemental conduce a concluir que es correcta la deducción del acta, pues la cadena de acontecimientos habla en ese sentido. Quien osa hacer ese gesto de burla en público es indudable que lo dirige a un destinatario, y éste, con lógica, lo era el cuarto árbitro al que el jugador consideró responsable de una decisión injusta". Así pues, se le acaban las sogas al club catalán, a tres días del trascendental Clásico. Ya sólo el Tibunal de Arbitraje Deportivo podría salvar al carioca.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.