www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PROTESTAS EN VENEZUELA

La oposición venezolana planta cara a la represión de Maduro

Manifestantes se enfrentan con agentes de la Guardia Nacional Bolivariana, en Caracas (Venezuela).
Ampliar
Manifestantes se enfrentan con agentes de la Guardia Nacional Bolivariana, en Caracas (Venezuela). (Foto: Efe)
La policía ataca con gases lacrimógenos y pistolas de perdigones en las protestas.
La escalada de tensión en Venezuela no ha cesado desde que comenzasen las marchas este miércoles. A partir de entonces, no ha dejado de aumentar el número de manifestantes y se prevé que este viernes se produzca en los mismos barrios y urbanizaciones que hasta ahora. El sábado también prometen volver a las protestas.
Miles de ciudadanos han gritado estos días en Caracas "No tenemos miedo, no tenemos miedo". Los protestantes resistieron desde el primer día a los ataques de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que ya habían accionado los gases lacrimógenos para tratar de contener a los manifestantes.
Tras la gran marcha del miércoles, el objetivo de los manifestantes es mantener viva esa presión. Muchos se muestran dispuestos a movilizarse a ultranza, a pesar de los choques con las fuerzas de seguridad que ya han dejado tres fallecidos.
Las circunstancias de la marcha eran distintas a la primera jornada. A diferencia del día inicial, el jueves no era festivo. Sin embargo, varios comercios decidieron cerrar sus puertas por medidas de seguridad, las escuelas privadas y las universidades suspendieron las actividades y el transporte público como el Metro y algunos autobuses decidieron no prestar servicio. Y aunque no hubo tanta participación como en "La mamá de las marchas", la oposición se niega a abandonar las calles para exigir el restablecimiento de la democracia en Venezuela. Fue el jueves a mediodía -hora local- cuando más agitación se produjo. La GNB y la PNB atacaron con gases lacrimógenos y con pistolas de perdigones a los manifestantes, que respondieron con palos, basura y piedras al enfrentamiento.
Las manifestaciones, que han congregado a más de un millón de personas, se producen cuando ya han transcurrido casi tres semanas de protestas antigubernamentales, las cuales han dejado al menos seis muertos -entre ellos un agente policial- decenas de heridos y más de 500 detenidos, de los que más de 200 se mantienen privados de libertad, según balances de la oposición y de la ONG Foro Penal Venezolano.
Antes estos movimientos sociales, Nicolás Maduro ha señalado al diputado opositor Richard Blanco como "el financiero" de los planes violentos, a "el Yeferson" como el líder del presunto comando terrorista de "malhechores, terroristas violentos, criminales" y a Julio Borges, presidente del Parlamento, como instigador de un plan de golpe de estado. Por otro lado, el heredero de Chávez, planteó su disposición para recuperar el diálogo: "Yo estoy listo les digo, mañana mismo, pasado mañana, a reunirme y verme la cara con los voceros de la oposición, a decirle otra vez sus cuatro verdades y a pedirle en nombre de millones y millones de hombres y mujeres de Venezuela que rectifiquen y que cesen su violencia y su golpismo".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.