www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Marine Le Pen juega su última carta imposible en su 'casa'

Marine Le Pen juega su última carta imposible en su 'casa'
Ampliar
miércoles 03 de mayo de 2017, 16:40h
Macron y la ultraderechista se ven esta noche en el último debate televisado.

Emanuel Macron y Marine Le Pen. El novato contra la amenaza. La calma contra la revolución. Los dos candidatos finalistas de las elecciones francesas se ven esta noche las caras en el último debate televisado antes de la segunda vuelta a celebrar este próximo domingo.

Aunque las encuestas siguen ampliando el margen de victoria del centrista, que en estos momentos se sitúa por encima de los 18 puntos porcentuales (59% a 41%), una distancia que se antoja insalvable a escasos cuatro días para que se celebre la consulta.

Al cara a cara televisado ambos candidatos llegan con posturas claras y enfrentadas. Macron sabe de su amplísimo margen, por lo que se espera que nade y guarde la ropa. Con el respaldo de casi todos los partidos de la oposición, a excepción de los radicales de ultraizquierda liderados por Jean-Luc Melenchon, que votarán en blanco, el exministro de Economía de Hollande seguirá haciendo valer su discurso moderado y tolerante frente a los desmanes de la ultraderechista.

Por contra, Le Pen, que sabe desde antes de las elecciones que el sistema electoral de doble vuelta francés juega en su contra, buscará seguir haciendo ruido e intentar transmitir su discurso proteccionista, islamófobo y antieuropeo al electorado, unas proclamas que tienen especial calador en la Francia rural, muy castigada por la crisis económica y por la reconversión agrícola del país.

Es precisamente a la ofensiva donde Le Pen, acostumbrada a recibir por todos lados, se siente más cómoda, sobre todo siendo el debate el televisión, un medio que le encanta. Con nada que perder, pues la derrota el domingo es casi segura, aprovechará el púlpito televisivo de esta noche para seguir apuntalando su figura mediática y reforzar su papel ante sus correligionarios.

Una de las escasas balas que le quedan a la recámara a la candidata del Frente Nacional es el espinoso tema de Europa. En pleno debate europeísta en todo el Viejo Continente, Le Pen ha tenido que templar su discurso eurófobo para no espantar a parte del electorado conservador que en primera vuelta se decantó por François Fillon y que esta vez podría optar por ella. Ya no es tan beligerante y no saca a relucir tanto sus ganas de salir de la familia comunitaria, aunque insiste en reformular el papel de Francia en la UE, sobre todo en lo tocante a la PAC.

Por contra, Macron es quizás el más proBruselas de cuantos aspirantes al El Elíseo han concurrido en estas presidenciales. Sólo un error mayúsculo podría hacerle ceder terreno, y no parece que a estas alturas vaya a cometer alguno de bulto después de aupar a un partido recién creado a lo más alto en apenas un año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios