www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PRIMER CONTACTO

Fernando Alonso aterriza en la Indy500: "Ha sido divertido y empieza lo bueno"

miércoles 03 de mayo de 2017, 21:50h
El piloto asturiano se estrenó en el monoplaza con el que competirá.

Ganar la Triple Corona. O por lo menos intentarlo. Ese es el proyecto que ha decidido emprender Fernando Alonso. Toda vez que la Fórmula Uno le ha granjeado un último lustro de sinsabores hasta el punto de negarle el disfrute de su profesión (con cuatro abandonos en las cuatro carreras de 2017), el astro asturiano se ha marcado como objetivo vital efectuar un salto sideral en la exigencia que se impone. Y es que lo que ilusiona al español en estos días es concatenar el triunfo en el Gran Premio de Mónaco, en la Indy500 y en las 24 horas de Le Mans. Un hito de encuadre clásico en el automovilismo y que sólo ha alcanzado el británico Graham Hill.

Para llegar tan lejos hay que empezar por tomar contacto y familiarizarse con el desafío utópico trazado. Y eso es lo que ha hecho Alonso este miércoles. El doble campeón del mundo con Renault completó en esta jornada el programa de orientación para conductores noveles en el óvalo de Indianápolis. "¡Ha sido divertido!", manifestó al bajarse de su monoplaza, todavía con el casco número 29 colocado. Su Dallara DW12 Honda de color naranja constituía su aterrizaje en el sueño que ha hecho renacer la llama de motivación que el marasmo de su categoría favorita había apagado.

"Ha sido una buena manera de comenzar a construir la velocidad. El equipo ha sido increíblemente útil. Ahora empieza lo bueno", comentó a la organización el asturiano, a quien se le considera un nombre esencial para la venta global de la marca Indy500. Dos coma cinco millas de largo, cuatro rectas y nueve grados de peralte en las cuatro esquinas es el trazado al que deberá amoldarse en las prácticas in situ que se inaugurarán el 15 de mayo (hasta el día 19). Ese es el margen con el que cuenta Fernando para aclimatarse antes de afrontar la clasificación, que se desarrollará entre el 20 y el 21 de mayo.

"Fue difícil al principio a la hora de alcanzar la velocidad mínima. En las siguientes etapas me sentí bien, no por la velocidad, sino por las vueltas. Fui ajustando la aceleración, la desaceleración y qué marchas usar en cada esquina", confesó Alonso, que este miércoles pudo dar 110 vueltas, encuadradas 40 en las tres fases de velocidad destinadas a comprobar el control que tiene del monoplaza. La prueba, que fue retransmitida ante miles de espectadores, distribuyó 10 vueltas a 210 millas por hora en su primera fase, 15 giros a 215 millas por hora en el segundo intervalo y 15 vueltas a 220 millas por hora como conclusión.

"El simulador es bastante realista. Tienes una primera impresión de cómo va a ser. Pero el coche real es una sensación única", expuso un piloto que registró su mejor marca con una velocidad media de 222,548 millas por hora (358,156 kms/hora). El 28 de mayo se disputarán las 500 millas de Indianápolis con Alonso como ilustre pionero español en esa cita. "De momento, el coche me lleva a mí y no yo a él", declaró, sarcástico. Qué lejos queda, pensará Fernando, el fango que le persigue en el enfrentamiento entre McLaren y Honda. "Nunca había visto a Alonso tan feliz. Es como un niño, deberíais ver sus mensajes de texto, lo está preparando de verdad", arguyó Zak Brown, director ejecutivo norteamericano de la escudería británica, que regresa a la prestigiosa cita de la mano del español.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios