www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

OBTUVO EL 66,1% DE LOS VOTOS FRENTE AL 33,9% DEL FRENTE NACIONAL

Primer acto oficial de Macron tras su victoria sobre Le Pen

Primer acto oficial de Macron tras su victoria sobre Le Pen
Ampliar
lunes 08 de mayo de 2017, 14:12h

Homenajea a los caídos en el aniversario de la derrota de Alemania a manos de los aliados en la II Guerra Mundial.

Como apuntaban todos los sondeos previos, Emmanuel Macron ha hecho valer la enorme distancia que le atribuían las encuestas y es desde este domingo el nuevo presidente de la V República de Francia.

Macron ha obtenido un 66 por ciento de los votos, por un 33 por ciento de su rival en la jornada de hoy, la ultraderechista Marine Le Pen, que por segunda vez consecutiva tras las elecciones de 2012 ve cómo El Elíseo se le escapa de las manos fruto del sistema de doble vuelta galo.

El cierre de filas de todos los partidos de la oposición, a excepción de los radicales de ultraizquierda de Jean-Luc Melenchon, que han optado por no votar en esta segunda vuelta a instancias de su líder, en torno a la figura de Macron como mal menor para derrotar al Frente Nacional ha surtido efecto y Le Pen ha sido la víctima propiciatoria de este pacto antinatura.

En sus primeras declaraciones como futuro presidente, Macron ha agradecido a todos los franceses su elección y ha apostado por rejuvenecer la política gala. En este sentido, el centrista ha señalado que la "base" de su mandato será la "regeneración de la vida pública", al tiempo que prometió que "trabajará para restablecer los vínculos entre Europa y los ciudadanos".

Por su parte, la líder ultraderechista ha reconocido su derrota y ha felicitado a Macron, al tiempo que ha calificado los resultados del Frente Nacional de "históricos". Le Pen ha publicado en su cuenta de Twitter sus primeras declaraciones tras el cierre de los colegios: "Los franceses han elegido un nuevo presidente de la República y han votado por la continuidad".

Sin embargo, la participación, del 75 por ciento, ha sido inferior tanto a la de la primera vuelta celebrada hace dos semanas como a la de las últimas elecciones legislativas de 2012, donde se registraron hasta cinco puntos más. Es más, es la más baja registrada en una segunda vuelta desde hace medio siglo, cuando en 1969 obtuvo la victoria Georges Pompidou.

La jornada ha transcurrido sin grandes incidentes. Solo la temporal evacuación de la explanada de París, cerca de los Campos Elíseos, donde el ya presidente Macron ha celebrado con los suyos su victoria, a primeras horas de la tarde por una falsa alarma ha ensombrecido algo un domingo en el que 50.000 policías y soldados, además de otros 7.000 efectivos antiterroristas de la brigada Sentinel, han velado por la seguridad de los franceses.

Ahora se abre un periodo incierto, con la Francia políticamente más atomizada de su historia. El descontento de los galos con los partidos tradicionales, conservadores y socialistas, que ni siquiera han podido acceder a la segunda vuelta de hoy, pone de manifiesto la muerte de las formas habituales y el auge de la nueva política personalizada en Macron, cuyo partido, En Marche!, apenas cuenta con un año de vida.

Atrás queda la etapa de François Hollande, que cuenta con el dudoso honor de salir de El Elíseo con los peores índices de popularidad en la historia del país y con una Francia sumida en una profunda crisis de identidad nacional.

Pero la victoria de Macron tiene un significado importante más allá de Francia. La Unión Europea seguía con honda preocupación esta jornada electoral, pues una hipotética Le Pen como presidenta de la República hubiese supuesto una nueva vía de agua para la familia comunitaria, que aún lidia con las consecuencias del brexit.

El El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el del Consejo Europeo, Donald Tusk, el del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, Donald Trump, la canciller Angela Merkel, Mariano Rajoy y otros líderes mundiales han felicitado a Macron y a Francia por el ejercicio democrático de este domingo.

Otra de las incógnitas reside en ver de quién se rodeara el nuevo presidente socioliberal en su primer Gobierno, pues durante las últimas semanas Macron no ha dado apenas pistas de los que se sentarán junto a él en esta nueva legislatura y todo son conjeturas acerca del nuevo Ejecutivo.

Por delante, el nuevo jefe de estado francés, que despierta cierto recelo por su falta de posicionamiento en ciertos aspectos clave, tiene por delante los retos de la bajada impositiva que ha prometido, especialmente significativa en cuanto al impuesto de sociedades, una ambiciosa reforma educativa, el rescate del sector agrícola, en grave crisis desde hace años, y la amenaza del terrorismo islamista, que ha golpeado al país vecino varias veces en los últimos meses.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios