www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

Francia y el broken English

Dani Villagrasa Beltrán
domingo 07 de mayo de 2017, 23:10h

Decía el otro día Jean Claude Juncker, en tono de broma, que el inglés estaba perdiendo importancia en Europa y que a partir de ahora se expresaría en francés cuando hablara en público. Francia ha votado al candidato europeísta y la rebelión anti-UE no ha logrado triunfar más allá del paso de Calais, de modo que queda circunscrita al ámbito anglosajón.

Marine Le Pen ha sido el termómetro del descontento antisistema del electorado francés. Su ascenso meteórico hacía temer lo peor, porque una victoria del Frente Nacional ponía en peligro la arquitectura de la Europa que quedó de este lado del muro tras la II Guerra Mundial. Uno de los pilares de ese edificio ha sido la socialdemocracia que, a medida que se suceden las elecciones, recibe a derecha e izquierda golpes de los que noquean. Comenzó en Grecia, donde el PASOK pasó de la hegemonía a la intrascendencia, y se ha ido sucediendo en otros países como Holanda o Francia, donde el Partido Socialista se ha hundido.

El terremoto político que vive Europa también puede observarse en el triunfo de Macron con un partido recién estrenado. El que será nuevo presidente de Francia ha subrayado que es consciente de “la ira, la ansiedad y las dudas” que atenazan la sociedad francesa. Tiene el reto de no defraudar, como lo ha hecho Hollande, o aumentará el descontento, verdadera gasolina para el incendio del Frente Nacional.

Una abstención del 25% en unas elecciones tan cruciales, con más de cuatro millones de votos en blanco o nulos son también importantes para entender a esta Francia desquiciada.

Al este, más allá del antiguo muro, donde la segunda lengua hasta hace menos de tres décadas no era el inglés, sino el ruso, Vladimir Putin está apoyando a todos los movimientos anti-Unión Europea que le salen al paso. Los servicios secretos norteamericanos le acusaron de intervenir en las elecciones de EEUU y parece que Rusia pueda estar también detrás de la filtración masiva de los correos de Macron. Sin embargo, en este caso, esa injerencia extranjera ha podido tener un efecto contraproducente en la orgullosa Francia, siempre reticente a caer en manos de intereses exteriores.

Tras las elecciones francesas, se confirma que el mal inglés seguirá viajando por un Continente sin fronteras. Ese inglés plano y pobre, pero eficaz, que evocaba Sergio del Molino como idioma internacional de los vuelos low cost y las becas Erasmus, está a salvo pese al brexit, en una Unión Europea que si no espabila, decía el escritor aragonés, corre el riesgo de derrumbarse como en su día lo hizo el Imperio Austrohúngaro. Pues eso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios