www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SMOS

Una misión de la ESA logra medir la salinidad del Mediterráneo

EL IMPARCIAL
domingo 14 de mayo de 2017, 09:45h
Ayuda a entender cómo responden mares y océanos al cambio climático.
Salinidad del Mediterráneo
Ampliar
Salinidad del Mediterráneo (Foto: Universidad de Lieja)

La misión SMOS de la ESA cartografía las variaciones en la humedad del suelo y la salinidad en las aguas superficiales de los océanos abiertos. "Cuando el satélite se diseñó, no estaba previsto que midiera el nivel salino de mares más pequeños como el Mediterráneo, pero SMOS ha vuelto a superar las expectativas", cuenta la Agencia Espacial Europea.

El satélite aloja un instrumento de microondas que captura imágenes de 'temperatura de brillo', correspondientes a la radiación de microondas que emite la superficie terrestre y que puede relacionarse con la humedad del suelo y la salinidad de los océanos: "Aunque esta información cumple el objetivo principal de la misión, que es comprender mejor el ciclo hidrológico de la Tierra, SMOS ha encontrado muchos otros usos, como el seguimiento de huracanes, la medición del hielo que flota en los océanos polares y la mejora de las previsiones de rendimiento de las cosechas".

Sus mediciones de la salinidad de los océanos abiertos ayudan a entender cómo estos responden al cambio climático y mejoran la comprensión de problemas como la acidificación de los océanos y fenómenos de gran envergadura como El Niño. "No obstante, estos procesos son de larga duración, por lo que los mares más pequeños como el Mediterráneo, donde los procesos se dan en mucho menos tiempo, constituyen un laboratorio ideal para estudiar las dinámicas de los océanos".

Por ejemplo, los mapas de salinidad son necesarios para comprender cómo las aguas que fluyen desde el océano Atlántico a través del estrecho de Gibraltar forman el giro de Alborán, al oeste del mar Mediterráneo.

Hasta hace poco, las observaciones de salinidad de SMOS en el Mediterráneo se veían limitadas por dos obstáculos: "El más importante, y ya conocido cuando se diseñó la misión, era el de la ‘contaminación tierra-mar’ y se debe a que las mediciones realizadas en la tierra circundante pasan a los datos oceánicos y afectan a su calidad. El otro problema, que no estaba previsto, es el alcance de las interferencias de radio".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios