www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La realidad ha superado al sector del taxi

sábado 03 de junio de 2017, 14:20h
Se ha producido en Madrid una gran manifestación del sector del taxi en contra de la irrupción de los nuevos servicios de transporte de pasajeros. El gremio ha lanzado contra ellos una serie de acusaciones que, sencillamente, no se sostienen. Por ejemplo, dicen que estas compañías hacen una competencia desleal. La competencia puede ser justa o injusta, y lo que ni es justo ni cumple una función social o económica es el sistema de licencias, que restringe la competencia, y que ha sido la ventaja de corte monopolístico que tiene el sector del taxi. Llaman desleal a lo que es pura y simple competencia, y eso que todavía no es libre del todo. Otra acusación es que estas empresas no pagan impuestos, una afirmación perfectamente absurda. Pues actúan legalmente en España, su actividad es pública, y está regulada fiscalmente como cualquier otra. Es más, son los taxistas quienes cuentan con cierta ventaja, ya que tributan por módulos, que es mucho menos oneroso.

La realidad es que el sector se ha quedado estancado. No se ha visto en la necesidad de mejorar, ya que estaba protegido por el perverso sistema de licencias. La última gran ampliación de licencias que hubo en Madrid, ciudad en la que ha tenido lugar la manifestación, fue en 1975. Entonces se fijó en 15.000. Hoy hay en la villa 15.726 licencias, prácticamente la misma cifra, a pesar de que la población ha crecido en gran medida, y el turismo se ha multiplicado en estos 42 años. Con una competencia controlada por la regulación y una fiscalidad benévola, no tenían incentivos para mejorar su servicio. En los últimos años se ha producido una revolución tecnológica que ha dejado su modelo obsoleto en gran medida. Y ahora se ven superados por la irrupción de alternativas más baratas y que ofrecen una mejor calidad de servicio.

Los taxistas siguen teniendo privilegios. La concesión de licencias alternativas, VTC, se liberalizó con el gobierno de Rodríguez Zapatero, pero el de Mariano Rajoy la ha vuelto a restringir. Son los únicos que tienen derecho a recoger clientes en la calle y a utilizar vías exclusivas para el transporte público. Hacen mal en exigir que sus privilegios sigan teniendo eficacia, para ejercer una competencia, esta sí, desleal. Lo que tienen que hacer es integrar la revolución tecnológica que se ha producido y mejorar el servicio.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+
0 comentarios