www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

Amistosos. Arabia Saudi no homenajea a las víctimas de Daesh de Londres y Sampaoli debuta ganando a Brasil

viernes 09 de junio de 2017, 18:19h
Argentina se impuso en el Superclásico de las Américas por la mínima.

Las selecciones nacionales han tomado el relevo de las competiciones de clubes. El éxtasis madridista ha dado paso a la entrada en escena de los combinados que primero testan a sus convocados en amistosos para después cerrar el curso compitiendo por una plaza para el próximo Mundial de Rusia 2018. La jornada de este viernes trasladó los focos a las antípodas, hacia Australia. Allí, Argentina estrenaba un nuevo proyecto con Jorge Sampaoli al frente, con el fin de revertir la inercia que la albiceleste estaba mostrando con Bauza y encarrillar el acceso al campeonato que se disputará el próximo verano. Y esa cita iba a enfrentarles al equipo más en forma de América, a su enemigo ancestral: Brasil. Pero el picante se desplazó, de manera inesperada, al Australia-Arabia Saudi. En aquella latitud, los aussies se medían a los saudíes y, en el ceremonial minuto de silencio que homenajeaba a las víctimas del atentado terrorista acaecido en Londres, se constató un brete polémico: los árabes no respetaron esa tradición y ocuparon sus posiciones en el campo. Haciendo caso omiso al respeto grave que requiere tal homenaje. La federación de fútbol de la nación saudita se ha excusado alegando un choque de culturas, pero en partidos que han enfrentado a sus clubes con europeos, por ejemplo contra el Barça, sí respetaron el minuto de silencio.

De vuelta al fútbol, Argentina empezó con buen pie la remontada de la actual quinta plaza (con cuatro partidos por jugar) en que navega en la sección latinoamericana de la clasificación para el Mundial. El Cricket Ground de Melbourne acogió una edición del Superclásico de las Américas, deslocalizado y desprovisto de la trascendental participación de Neymar. La estrella del Barcelona, de tura por Estados Unidos, causaría baja en la cita y remarcaría su influencia en la máquina engrasada de Tite. Aún así, la Canarinha aguantaría al nuevo brío intyectado a los suyos por el técnico que abortó su proyecto en Sevilla.

Los dobles campeones del mundo (1978 y 1986) competirían en la repesca según su puesto actual, y la AFA no puede cargar con esa afrenta. Por eso han elegido a Sampaoli. El estratega es afamado por convencer y estrujar a sus vestuarios, y lo visto en la madrugada de este viernes ha refutado tal percepción. Porque la intensidad de los argentinos desbordó al bloque edificado por Tite. Así, los cariocas acabarían cayendo por primera vez, rompiendo la racha de nueve victorias consecutivas que adornaban en mandato de su seleccionador (ocho en fase clasificatoria, hecho que les ha valido ya el billete hacia el torneo ruso, con inslutante anticipación). Pero las ausencias de Daniel Alves, Marcelo, Casemiro, Maquinhos y Joao Miranda les mutilarían.

Salió mucho mejor el hambriento conjunto argento, con Di Maria abriendo fuego y estrellando su intento en la madera (minuto 7). El Fideo lució titularidad como nexo del mediocentro con Dybala, Messi e Higuaín. Coutinho respondería, en el 23, con una llegada clara en que Otamendi y Romero acertaron a neutralizar, in extremis. Sin embargo, la pizarra inauguraría el, marcador en favor de los argentinos: un centro a balón parado fue cazado por Otamendi, rebotado por el poste y anotado por Gabriel Mercado, el lateral que Sampaoli quiso llevarse a Nervión. Corría el minuto 44 y la competitividad refrescada hacía recoger frutos al gigante subcampeón en el último campeonato mundial.

Decidiría proseguir las probaturas Sampaoli y al descanso sentó al Pipita para dar entrada a otro de sus protegidos, Correa. Entonces efectuaría Brasil un respingo al galope del talento de Coutinho, William y Gabriel Jesús. Le tocaba a Argentina evidenciar su cohesión y efectividad en el achique, elementos fallidos hasta ahora, y el asedio carioca no se demoraría. El mediapunta del Liverpool se fue de todos pero no encontró opción de remate en el 59. Y tres minutos mas tarde la tribuna asitiría a la mejor opción del renacido equipo verdeamarelo: el delantero del City superó a Romero pero remató al poste, suerte similar al intento, al rechace, ejecutado por William.

Las rotaciones (cuatro y cinco por trinchera) no conseguirían desanudar el cierre argentino, con Biglia y Banega en el doble pivote y la desaparición de Mascherano. Con tres centrales. No cabría más que la lesión de Gabriel Jesús, un jugador que ya ha sufrido un importante infortunio en este curso, para corroborar el acompañamiento que el nuevo camarín entrega a Sampaoli. Así, en esta nueva serie de amistosos entre estos dos colosos, la frelación de fuerzas queda en tres triunfos brasileños, un empate y esta victoria argentina. Eso sí, el de este viernes parece más un punto de inflexión para la Albiceleste que un simple duelo sin nada en juego. El nuevo seleccionador ya ha cambiado el nivel de compromiso exigido desde la banda.


- Ficha técnica:

0. Brasil: Weverton; Fagner (Rafinha, m.72), Thiago Silva, Gil y Filipe Luís; Fernandinho; Paulinho (Giuliano, m.80), Renato Augusto (Douglas Costa, m.65), Philippe Coutinho y William; Gabriel Jesús (Taison, m.90).

Seleccionador: Tite.

1. Argentina: Sergio Romero; Gabriel Mercado (Emanuel Mammana, m.74), Jonatan Maidana, Nicolás Otamendi; José Luis Gómez (Nicolás Tagliafico, m.51) y Ángel Di María; Lucas Biglia y Ever Banega; (Manuel Lanzini, m.80) Paulo Dybala (Guido Rodríguez, m.68) y Lionel Messi; Gonzalo Higuaín (Joaquín Correa, m.46).

Seleccionador: Jorge Sampaoli.

Gol: 0-1, m.44: Gabriel Mercado.

Árbitro: El japonés Hiroyuki Kimura amonestó a Paulinho, Rafinha y Maidana.

Incidencias: Partido amistoso, disputado en el estadio Cricket Ground de Melbourne, en Australia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios