www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA LEYENDA ESPAÑOLA ACOMPLEJÓ A STAN WAWRINKA EN LA PISTA CENTRAL

Así narramos la gesta de Nadal en su décimo Roland Garros | Directo

Un Nadal arrebatador asombra y gana su décimo Roland Garros

domingo 11 de junio de 2017, 15:09h
El balear se midió a la tercer mejor raqueta del mundo para coronar su 2017 sensacional como rey de la tierra | Retransmisión en directo: 2-6, 3-6 y 1-6

La mejor versión de Rafael Nadal resplandeció en la pista central de París para conquistar su décimo Roland Garros sin opción de debate. No cedió un set ni permitió a Wawrnika respirar en toda la tarde. Así, el mejor deportista español de todos los tiempos engrandece su leyenda y vuelve a acaparar el respeto y la admiración de toda la masa social tenística. No hay nadie mejor que él en tierra. Este 2017 delicioso lo ha confirmado.

Final del partido:

Rafael Nadal 6 6 6

Stan Wawrinka 2 3 1

Final del tercer set:

Rafael Nadal 6

Stan Wawrinka 1

Tercer set. Stan Wawrinka tampoco localizaría oasis en su postrero saque y un Nadal desaforado en su brío victorioso acribilló al helvético desde todo flanco. La defensa y el ataque, fluidos, acomplejaron al oponente y concluyeron el sufrimiento del impotente tercer mejor tenista del ránking ATP por la vía rápida. La gloria vuelve a ser juridicción del balear (1-6).

Tercer set. Cuando se atravesaron las dos horas de partido el manacorí sirvió para casi sentenciar su décimo entorchado en el Grand Slam francés. El cansancio penalizaba a esta altura sobremanera al suizo y un juego en blanco sirvió la victoria en bandeja al español (1-5).

Tercer set. Se tomó un paréntesis en el esfuerzo el balear para afrontar la recta final con fuelle y garantías. Pero en ese estadio incluso conectó dos puntos soberbio que deshicieron el plácido 30-0 que manejaba Wawrinka. Finalmente el centreoeuropeo se complicaría con un fallo tímido en factura de dejada infructuosa. En el deuce Rafael afiló el colmillo y, aunque marró en una volea y aconteció una reacción genial de Stan, alcanzó el break definitivo (1-4).

Tercer set. Asomó un respingo de carácter y orgullo del helvético que le deparó un 0-30 que le hacía albergar algo de luz en plena penumbra. Pero un golpe defensivo envuelto en seda del español le cortó las alas para remontar la defensa de su servicio y abrir la brecha de camino a la eternidad. El deuce final supuso una síntesis global de lo que pudo ser visto en el recinto este domingo. Y que no aconteció por la distancia entre los púgiles. Un golpe genial del suizo fue ligado con dos errores y el punto se le escapó (1-3).

Tercer set. Wawrinka debió salir de la soga tendida por el balear. Estaba siendo a jugar fuera de su compás, teniendo que ganar cada punto varias veces. La defensa del nueve veces campeón en París daba frutos en al erosión del oponente. Aún así, el suizo supo comprimir el set con un 40-30 (1-2).

Tercer set. A estas alturas la tribuna y los analistas ya empezaban a rememorar los precedentes para cotejar si esta era la mejor final disputada por el español. Sin miramientos confirmó su ruptura. La mentalidad rocosa del contrincante centroeuropeo había sido diluida en la efervescencia de un zurdo de rendimiento industrial (0-2).

Tercer set. El helvético no empezó con buen pie, tampoco, la tercera manga. Sólo pudo asegurarse un punto para evitar el break en blanco. Nadal le domesticó para volver a golpear con celeridad y por 40-15 (0-1).

Empieza el tercer set

Final del segundo set:

Rafael Nadal 6

Stan Wawrinka 3

Segundo set. No era este el día del suizo. Tras mover muy bien a su oponente falló en el golpeo decisivo. El punto en juego podría decidir el título y se aferró a la pista, pero el tino le era esquivo. Su martirio de raquetazos contra su cabeza retrató la impotencia que respiró ante la sobriedad ganadora del zurdo. Rompió su herramienta Wawrinka al cometer otro fallo después de un excelente peloteo y terminaría cayendo a la lona por un claro y tenso 40-15 (3-6).

Segundo set. Nadal olió sangre y se fue a por el partido. Adelantó metros y le robó al suizo la iniciativa de su saque. Pero un error no forzado del español frenó la inercia que le granjeó un 0-30. Wawrinka se rehizo a base de servicios venenosos para, al menos, no entregar la cuchara tan temprano. Obligó a su oponente a intentar cerrar el set con su saque tras huir del brete por 40-30 (3-5).

Segundo set. Los intercambios rozan la perfección, con el helvético de vuelta en plenitud. Pero la confianza y la técnica del mejor Nadal le desborda. Desde la red, en dejadas, al revés o en golpes de derecha, Rafael está expresando su versión más pulida de la temporada en el día más importante del curso. Un ace firma otro juego en blanco que le coloca con resto para el 2-0 (2-5).

Segundo set. Wawrinka defiende su saque a pesar de un golpe exquisito de Nadal. Otra defensa prodigiosa dirigida a la esquina puso en pie a la pista e hizo aplaudir a su rival. Sin embargo, uno de los golpes del torneo no valieron para que el suizo se apuntara su servicio por 40-30 (2-4).

Segundo set. Nadal sufre, ahora, para frenar el vendaval de un Wawrinka renacido. El suizo se sabe al borde del precipicio si cede el segundo set y ha subido sus revoluciones y ambición. Pero los errores no forzados le niegan, siquiera, pugnar por ganar su primer break. El manacorí escapó para encarrilar su senda con un 40-30 (1-4).

Segundo set. Le ha sentado bien el descanso a Stan. Se ha vuelto a conectar, a pesar de tener el set muy cuesta arriba, y ha desperezado su ramillete de maniobras directas para apuntarse su saque con brillantez. Cuando se atravesó la hora de final, poco pudo hacer Rafael para evitar el 40-0. Sólo un resto extraordinario, a la línea, alcanzó a intercalar (1-3).

Segundo set. La solidez del español, salpicada de golpes excelsos y defensas pegajosas, han sacado de concentración al helvético. Sus martillazos no entran con frecuencia porque el balear no le permite soltarse. La iniciativa de Nadal es plena. Un sólo fallo para corroborar la ruptura en un 40-15 (0-3).

Segundo set. El nivel tenístico se ha disparado y el fluir de golpes variopintos, por parte de ambos, se ha desatado. El problema para la igualdad es que Nadal ha establecido un monopolio de las sensaciones y su zurda está dictando el devenir hasta el punto de arrancar un break a las primeras de cambio. Y en blanco (0-2).

Segundo set. Nadal saca para proseguir su racha de juegos consecutivos. Stan busca adaptar su estilo al comprobar que los estacazos no entran con asiduidad. Intenta alargar los peloteos y la receta, plena de personalidad, le condujo a exigir al español. Pero el servicio fue bien defendido y vuelve a lucir ventaja (0-1).

Empieza el segundo set

Final del primer set:

Rafael Nadal 6

Stan Wawrinka 2

Primer set. La suerte traicionó a Wawrinka en su primer saque, cuando el suizo atraviesa la primera prueba mental exigente. No obstante, los primeros síntomas de incomodidad verbalizados por el número tres de la ATP se acompañaron de errores forzados por la clase de un español ya muy enfuchado. Debía moverse el de Lausana y Nadal dominaba para apuntarse el primer set (2-6).

Primer set. Rafael pasa al ataque para confirmar su ruptura y su tercer ace le vale para catapultarse en el set. El helvético no encuentra argumentos para defender la aceleración del balear. Una volea desde la red le valió el valioso 40-15. Restará para apuntarse la primera muesca (2-5).

Primer set. Trató Wawrinka de tomar altura en su despliegue, pero no encontró las líneas y la clase de Nadal respondió a tiempo para colocarse 0-40. El primer break cayó en el sexto juego del lado español (2-4).

Primer set. Tras ese juego tensionado, Nadal aprovechó su saque para tomar aire. Sacó con 40-15 pero el suizo acumuló paralelos agresivos que comprimeron el tanteador parcial. Un ace del manacorí zanjó la situación con 40-30. Volvió a tomar la preponderancia en la manga inicial (2-3).

Primer set. Prosigue la lógica igualada. Stan empieza a arriesgar y sus errores no forzados, buscando golpes ganadores, asoman. La defensa de Rafael le otorgó cuatro pelotas de ruptura. La primera sería neutralizada por el saque del suizo, la segunda por un latigazo en juego, la tercera por un ataque imperial y la cuarta, de nuevo, por un servicio potente. Volvería el empate al set en el deuce de este primer punto trascendental (2-2).

Primer set. Nadal volvió al ejercicio abirendo ángulos a los que no llegó un Wawrinka que economiza los esfuerzos. Demasiado segundo servicio para el balear, hecho que le cuesta perder la iniciativa y caer en alguna imprecisión. Pero mantiene su ventaja al saque tras salvar la primera bola de break. Se impuso, con dificultad y en el deuce (1-2).

Primer set. Se defiende el suizo, aunque no consigue imponer su servicio con soltura. Sólo un latigazo, traducido en ace, le catapultó al empate en un prólogo todavía tenso de competencia. Ganó 40-15 (1-1).

Primer set. El español arranca agresivo, con saques punzantes y moviendo a su rival. En este juego inaugural subió a la red, forzó un error del helvético y clausuró el aperitivo de la cita en dos minutos. Juego en blanco (1-0).

Empieza la final.

Ambos jugadores ya se encuentran a punto de inicial la final. Tras mantener el peloteo de calentamiento, Nadal y Wawrinka se hidratan para responder al abrasivo calor que les aflige en la pista Philippe Chatrier. Todo listo, pues, para que se de el banderazo de salida a la cima del tenis sobre arcilla en este curso.

Rafael Nadal tendrá una estatua en los aledaños de las instalaciones de Roland Garros. Nadie ha conseguido alzar nueve veces la Copa de los Mosqueteros (2005, 2006, 2007, 2008, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014) y el tenis francés anunció tal homenaje en plena disputa de la presente edición. Sin embargo, ese honor no provocó el titubeo en un jugador español que ha llegado a la final con los mejores números de siempre en el torneo parisino. Nunca, ni en su mejor versión, había cedido sólo 27 juegos de camino al enfrentamiento definitivo. Y en esta ocasión se le atraviesa el matagigantes Stan Wawrinka, número tres de la ATP y que ha ganado uno de cada dos duelos contra el número uno del ranking. Con el rey Juan Carlos presente, el mejor deportisa español de todos los tiempos aborda su empresa más complicada.

No lo tendrá fácil el balear pero tampoco el rocoso jugador de Lausana, pues Nadal llega lanzado en este 2017. Tras recuperar el nivel perdido en el último par de años, debido a molestas lesiones que derivaron en inconsistencia mental, su final en el Grand Slam de Australia sólo sería un aviso. Aquella derrota ante Federer y el paso por Indian Wells y Miami servirían de preparación para la impoluta temporada de tierra batida. De momento, el zurdo legendario ha conquistado sus décimos títulos en el Masters de Montecarlo y en el Godó, ha recuperado el cetro del Masters de Madrid y ha firmado su triunfo 52 en esa superficie. Una cifra que, sumada al despliegue de juego, le coloca en la posición de favorito para tocar techo y redondear su relación con París.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios