www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Moción de censura-espectáculo

miércoles 14 de junio de 2017, 09:12h

Como era de prever, Podemos convirtió la moción de censura de ayer en un intento de lucimiento de Pablo Iglesias, abortado tanto por el baño de realidad de Rajoy como -excepción hecha de los independentistas- por la falta de apoyos parlamentarios. Las casi cinco horas que consumieron Irene Montero y el propio Iglesias en la tribuna de oradores fueron utilizadas para la propaganda y el insulto, sin una sola propuesta o iniciativa que justificase la moción de censura.

Fue una prueba más de la nueva política que, por más que algunos quieran ignorar, ha venido para quedarse. Prima el titular y el efectismo en detrimento de contenidos inexistentes y, de momento, su funcionamiento en las urnas es indudable. Ello es así por el hartazgo que los partidos tradicionales provocan en un electorado que cada vez toma mayor distancia -con razones más que fundadas- de una clase política incompetente y por el consiguiente voto de castigo.

Por otra parte, la avalancha de corrupción que asola al PP es una baza que no podía ni debía dejar pasar la oposición. Los populares siguen teniendo un serio problema con este tema, y da la sensación de que el partido no sabe muy bien qué hacer. Por más que Rajoy se empeñe en hablar de economía, la corrupción preocupa sobremanera a los españoles. Y mientras sigan aflorando casos, el panorama de gobernabilidad empeorará aun más.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(4)

+
0 comentarios