www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUMBRE G20

Europa plantará cara a Donald Trump en el próximo G20

Europa plantará cara a Donald Trump en el próximo G20

jueves 29 de junio de 2017, 21:43h
El cambio climático, el proteccionismo y el veto según el credo son fuente de fricción.

Los líderes de las naciones más importantes del planeta se reunirán la semana que viene en Hamburgo en una cumbre del G20 que congregará a unos representantes europeos que ya han mostrado su claro rechazo ante algunos de los presupuestos manifestados por el mandatario estadounidense. En concreto, la negación del cambio climático parece ser la cima de las idscrepancias que separan a Alemania, Francia o España del país nortamericano.

Este jueves arrancaba con una rueda de prensa conjunta de Angela Merkel y Emmanuel Macron, en la que ambos proclamaron que iban a efectuar una ráfaga notable de críticas a la postura del Gobierno de la Casa Blanca con respecto al cambio climático. El abandono de EE.UU. del Acuerdo de París no ha hecho más que profundizar el apoyo de los dirigentes europeos a dicho pacto trasnacional y se lo harán saber al magnate devenido en presidente de forma explícita.

Reunido con la canciller teutona en Berlín, Macron expuso la obligatoriedad de abordar uno de los "grandes retos" como es el calentamiento global en un formato multilateral como es el G20. "Europa se va a mantener firme en el Acuerdo de París", anunció el recién elegido mandatario galo, que también expuso la intención coral de convencer a los países que se han salido del acuerdo y manifestó que "se espera mucho de Europa y Europa debe ser coherente".

Merkel, por su parte, declaró que Europa tiene la responsabilidad de mantenerse, con firmeza, en el rol principal de defensor de la lucha contra el cambio climático y de "envíar un mensaje muy importante a los países en vías de desarrollo" en este sentido. La lideresa alemana, que ya ha evidenciado su falta de sintonía con Trump en múltiples oportunidades, no dudó en lamentar la decisión tomada por el estadounidense.

"La lucha contra el cambio climático no puede esperar a los escépticos", lanzó a su homólogo norteamericano. "Queremos y debemos superar este reto existencial y no podemos ni debemos esperar hasta que el último se convenza de las evidencias científicas sobre el cambio climático", arguyó ante el Bundestag (Cámara Baja alemana), para rematar su comentario crítico del siguiente modo: "El Acuerdo de París no es negociable ni reversible y es más, desde la decisión de EEUU de abandonar el Acuerdo de París sobre el cambio climático estamos más determinados que nunca a hacerlo realidad".

Además, Mariano Rajoy argumentó que la respuesta europea a Trump sobre el cambio climático "debe ser contundente". Y el jefe del Ejecutivo español abordó otro de los temas que generan conflicto entre ambas partes: "Queremos que haya claridad contra el proteccionismo. Apoyamos también el multilateralismo y pedimos que las reglas de juego sean iguales para todos y que se respeten". La política endógena prometida por el magnate durante la campaña electoral ha trasladado inseguridad al Viejo Continente y ese es un punto que necesita ser aclarado en opinión de Rajoy.

Pero no sólo esos dos puntos marcan distancia con el presidente estadounidense. Y es que al tiempo que Italia sufre las consecuencias de la inmigración masiva que llega a sus costas huyendo de la guerra y la pobreza, Estados Unidos ha empezado a aplicar el veto a ciudadanos de ciertos países musulmanes. "Entendemos lo que está pasando en Italia, nos solidarizamos con su Gobierno y con el pueblo italiano y prestaremos toda nuestra ayuda para evitar las situaciones dramáticas que allí se están viviendo", declaró Rajoy horas antes de que Trump anunciara que, a partir de este jueves restringirá el ingreso de ciertos familiares de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana.

El "reto migratorio" que definió Macron parece ajeno al país norteamericano y esta polémica medida acrecienta la confrontación. "Vivimos en un tiempo muy peligroso y el Gobierno de Estados Unidos necesita todas las herramientas a su disposición para evitar que los terroristas entren al país y desaten la violencia", declaró en esta jornada uno de los empleados públicos que trabajan en la puesta en marcha de una directiva aprobada por el Tribunal Supremo y que permitirá, entre otras medidas, prohibir la entrada de refugiados durante 120 días.

Aunque al final del día Merkel y Macron matizaron su enfrentamiento sobre la mesa para llamar al diálogo y los concensos "a pesar de las discrepancias", no parece sencillo, pues tanto la Casa Blanca como la UE parecerían navegar en torno a valores diversos. Sin ir más lejos, el modus operandi refleja las distinciones a las claras: Trump llamó "loca" a una presentadora de un programa crítico con su gestión (escribió en Twitter que "ella sangraba profusamente por un estiramiento facial") y "psicópata" a su compañero en al conducción de dicho formato televisivo. Su equipo de Gobierno, lejos de enjabonar la salida de tono, la justificó relatando que ambos periodistas es encuentran "perdidos, confundidos y tristes" porque el presidente "dejó de responder a sus llamadas". "Señor presidente, su tuit es indigno del cargo y representa lo que está mal en la política estadounidense, no la grandeza de Estados Unidos", replicaría, más tarde, una senadora republicana.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios