www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIOGRAFÍA

Enrique Bocanegra: Un espía en la trinchera.Kim Philby en la Guerra Civil española

domingo 09 de julio de 2017, 18:11h
Enrique Bocanegra: Un espía en la trinchera.Kim Philby en la Guerra Civil española

Premio Comillas 2017. Tusquets. Barcelona, 2017. 329 páginas. 21,90 €. Libro electrónico: 12,99 €.

Por Carlos Abella

Kim Philby (1912-1988) es sin lugar a dudas el más relevante y conocido espía del siglo XX y su fama y popularidad han servido para que el cine y la literatura indagaran en su vida, en su extraña y misteriosa captación por parte de los servicios de espionaje soviético y su penetración en el M16, el prestigioso servicio secreto británico, sin ser descubierto durante años.

Esa atracción ha sido reflejada con gran precisión por el periodista Enrique Bocanegra, (Sevilla, 1973) que con este relato de ficción Un espía en la trinchera ha sido premiado con el Premio Comillas 2017, cuyo jurado ha reconocido el mérito de abordar en profundidad la trayectoria del espía británico Kim Philby en la Guerra de España”, relatando episodios desconocidos hasta la fecha.

Entre otros escenarios, resulta sumamente curioso le relatado en el página 34, en el que Philby -como corresponsal de The Times- es condecorado por el mismísimo Franco en el Palacio de la Isla de Burgos, por haber sobrevivido al impacto de un obús soviético -al servicio de la República- en el frente de Teruel, en el que fallecieron otros tres corresponsales ingleses. En esa entrevista, Philby preguntó a Franco -con intención de conocer para su causa- si estaba prevista la llegada de nuevos contingentes extranjeros de apoyo, -obviamente alemanes e italianos-, y Franco le respondió con rotundidad: “La noticia de la llegada de nuevos contingentes extranjeros es absolutamente falsa. Es una estúpida falsedad. ¿Para qué? No ven ustedes y el mundo entero como nos sobra con nuestra potencia militar para acabar finalmente la guerra”. (Pág. 238)

Desde este episodio inicial, en los capítulos siguientes Bocanegra se retrotrae a los años en los que la URSS desarrolló toda una estrategia de penetración en las sociedades burguesas y capitalistas, en paralelo a la práctica que el sanguinario Stalin hizo de la más sangrienta purga de comunistas, trotskistas, bolcheviques y demás sospechosos compañeros iniciales de viaje de la revolución de octubre de 1917. A este proceso de captación de Philby dedica Bocanegra en su relato un notable espacio, que prácticamente ocupa los capítulos 2, 3, 5 y 7 en los que conocemos la trama de penetración soviética en los servicios de espionaje occidentales en un periodo clave del enfrentamiento en Europa y en el mundo occidental entre las democracias, el fascismo y el comunismo.

Impresiona la convicción de los sucesivos instructores de Philby -Hallan, Deutsch, Mally, Orlov- que son personajes de una tremenda frialdad y los que van mentalizando a Philby en su misión de camuflaje. Uno de ellos, Hallan, le dice (pág. 53). “…eres un burgués, dificilmente te podrás integrar en la clase obrera…” y por eso todos sus preceptores le ordenan que para lograr sus objetivos debe evitar afiliarse al Partido Comunista. Derivado de éste planteamiento, en las páginas 61 a 70, Bocanegra describe como a su vez, Philby recibe la misión de captar a los otros dos célebres espías del M16, Donald Mac Lean y Guy Burgess, cuyo descubrimiento años después soliviantó a Gran Bretaña y a toda Europa.

Pero es la presencia de Philby en la guerra de España el objetivo de análisis y de descripción minuciosa, y resulta especialmente revelador como Guy Burgess, en un encuentro confidencial en Gibraltar, le transmite la orden de matar a Franco, empresa inalcanzable para Philby, a pesar de que se movía como corresponsal de The Times en todo el territorio de la España franquista, y que fue más una trampa para purgar al que se la encomendó, al no poder ser ejecutada.

Bocanegra sigue los pasos de Philby entre marzo de 1937 y marzo de 1939 por Lisboa, Sevilla, Málaga, Córdoba, Teruel, Burgos, y Barcelona, y es muy ilustrativo la descripción y las crónicas que Philby escribe (páginas 270 y siguientes) de la entrada de las tropas de Franco en Barcelona y la situación en la que ha quedado la ciudad. “al entrar, [se refiere al castillo de Montjüich] las tropas de Franco, han encontrado varias docenas de presos, tanto hombres como mujeres, fusilados en uno de los fosos y más de quinientos prisioneros en las celdas. Muchos de ellos no pueden desplazarse a causa de las torturas y permanecen en la enfermería del castillo”.

Con crónicas como ésta, Philby se ganó la confianza del régimen de Franco y dejó testimonio histórico del horror de la Guerra Civil, y admitió en sus mensajes cifrados ante sus secretos contactos, la derrota militar y moral del comunismo en la batalla por dominar España. Pocas semanas después, deberá asumir la derrota que para sus ideales significó conocer la purga y asesinato de sus instructores, la desaparición de alguno de ellos, como Orlov, más hábil que los jóvenes secuaces del nuevo “estalinismo” y la ignominia del pacto Hitler -Stalin como preludio de la entrada de las tropas nazis en Polonia, que desencadenó la II Guerra Mundial.

Libro excelente, muy aconsejable para seguir la peripecia vital de Kim Philby y también para reconocer un periodo apasionante de la Europa de los años treinta y cuarenta y la feroz disputa por los secretos de los países más relevantes del mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios