www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

G20

Trump alimenta las dudas del mundo sobre el rol de Estados Unidos

Trump alimenta las dudas del mundo sobre el rol de Estados Unidos

EL IMPARCIAL
domingo 09 de julio de 2017, 19:42h
Las injerencias rusas y su visión sobre el cambio climático y el proteccionismo, preocupan.

Donald Trump afirmó este domingo que su paso por el G20 celebrado en Hamburgo demostró la buena acogida que disfruta dentro de la comunidad internacional. Pero la realidad es bien distinta. No obstante, más allá de las claras discrepancias en asuntos troncales internacionales, incluyo el hecho estético revierte esa asunción publicada: los apretones de manos incómodos y la primera reacción de Angela Merkel al verle -captada por las cámaras- son testimonios del poco éxito alcanzado entre sus homólogos.

Quizá la gran derrota con que el magnate regresa a la Casa Blanca es el escaso apoyo evidenciado por los líderes mundiales a su cruzada contra Corea del Norte y a su reciente crítica hacia China. El mandatario estadounidense reclamó una llamada de atención a ambas naciones que nunca fue secundada con vehemencia. De hecho, ninguno de esos temas fue reflejado por el texto final y conjunto leído por la canciller germana este sábado.

Destacó de su estancia en Hamburgo el tiempo dedicado a su reunión bilateral con Vladimir Putin. Prevista para media hora terminó durando más de dos horas, pero no sirvió para disolver las dudas sobre la injerencia rusa en su elección como presidente del Ejecutivo norteamericano. Ni mucho menos. Las suspicacias que precedieron a esta cumbre por el pretendido acercamiento hacia un enemigo tradicional se consumaron entre los países asistentes a la reunión.

Trump usó Twitter, como viene haciendo, para ofrecer su versión oficial de lo ocurrido con Rusia. Pero se ha encontrado la respuesta y el encontronazo, por la misma vía, con portavoces como la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, que confirmó que el presidente de EE.UU. le confesó que las agencias de iteligencia tienen constancia de intentos rusos de intervención en la campaña electoral de 2016. Sin embargo, el magnate ha querido pasar página y "avanzar" en una relación "constructiva" con Rusia después de haber "presionado duramente" a Putin.

The New York Times, por su parte, también negó la versión de Trump. El diario señaló que el presidente estadounidense se limitó a zanjar ante Putin del siguiente modo: "Voy a poner punto a esto ¿Lo hiciste tú o no?". Nada de exponer pruebas o reclamarlas ante su homólogo europeo. Putin, además, no fue preguntado sobre si promovió una operación de desinformación y ciberataques para influir en el resultado de las elecciones, algo que había negado "vehementemente".

El rotativo ha publicado que el secretario de Estado, Rex Tillerson, el único alto funcionario en temas de exteriores permitido en la reunión, se quedó "anonadado" tras aconsejar a Trump dureza con Putin y comprobar la inacción de su jefe. Lo cierto es que el magnate ha tildado de "caza de brujas" y "falsedades" la posibilidad de queRusia activara ciberataques para desprestigiar a Hillary Clinton.

Además, Trump sufrió un nítido varapalo en lo relativo a la lucha contra el cambio climático y por la libertad comercial. Se quedó sólo y sin voz de jefe de la manada en ambos temas. Su aislamiento le ha generado más divisiones en su partido. Una amplia parte de republicanos desconfían de Trump y este domingo ha sido el senador conservador Lindsey Graham quien aseguró en NBC que pretende que el Congreso apruebe nuevas sanciones contra Rusia por ese asunto: "Hay que mandar un claro mensaje a Rusia de que pagarán un precio por coartar la democracia".

El G20, en definitiva, colocó a Estados Unidos como particular contrapunto entre Rusia, China y una Europa que, a pesar de ser aliado tradicional de Estados Unidos, no sabe cómo tratar a su presidente. Su abandono de los consensos de Occidente (en torno a la defensa de valores democráticos, el cambio climático o la promoción del comercio libre) arrinconaron la importancia que esperaba tener Trump hasta el punto de verle levantarse ante 19 líderes mundiales, colocar a su hija y salir a reuniones bilaterales que dejaban las discusiones plenarias a cargo del silencio de Ivanka.

"Muchas cosas pasaron en la cumbre (del G20), pero en general fue un trago vergonzoso para nuestro país y nuestros ideales", critican desde la bancada demóctata.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios