www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY PAGA AL CONTADO

martes 11 de julio de 2017, 12:42h
Nadie se ha llamado a sorpresa ni a engaño. Todo el mundo sabía que Mariano Rajoy aceptaría...

Nadie se ha llamado a sorpresa ni a engaño. Todo el mundo sabía que Mariano Rajoy aceptaría el chantaje y pagaría lo que le exigieran para que se aprobasen los Presupuestos Generales del Estado. No sé por qué algunos se rasgan las vestiduras. Lo que ha hecho el presidente al Gobierno es lo que se hace en todas partes donde no existe el sistema electoral a doble vuelta que garantiza casi siempre a un partido la capacidad de decidir.

Cinco diputados del PNV le costaron a Mariano Rajoy 4.245 millones de euros en concesiones, es decir, números redondos, la factura salió a 1.000 millones de euros por escaño. El canario Quevedo resultó un poco más barato. Aparte del acuerdo con Ciudadanos, los Presupuestos Generales del Estado de este año 2017 han padecido el condicionante de la minoría parlamentaria de Mariano Rajoy, que solo dispone de 137 diputados frente a los 176 que se necesitan para la aprobación de determinadas cuestiones sin las que no se puede gobernar. Así es que los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año, que se presentarán al comienzo del otoño, supondrán nuevas concesiones a cargo de la prodigalidad del presidente del Gobierno.

¿Cuánto nos ha costado ya la aprobación del techo de gasto? Que se lo pregunten a Cristóbal Montoro. Quien lo haga no recibirá respuesta. El ministro de Hacienda, conforme a los intereses generales de la nación, presentó su proyecto y después recibió instrucciones para que se plegara a las exigencias de Ciudadanos, el PNV y los dos partidos canarios.

Con una sonrisa complaciente y el mayor cinismo, Cristóbal Montoro rectificó sin decir ni pío. Mandan las bisagras y el partido mayoritario no tiene otro remedio que caer de hinojos a sus pies. Si quisiera eludir la incómoda posición genuflexa tendría que convocar nuevas elecciones. Con la actual ley electoral es muy posible que no se modificara sustancialmente la situación. Así están las cosas, en fin, en esta España que se va descoyuntando semana tras semana.