www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Berna González Harbour: Las lágrimas de Claire Jones

domingo 30 de julio de 2017, 16:03h
Berna González Harbour: Las lágrimas de Claire Jones

Destino. Barcelona, 2017. 352 páginas. 18,50 €. Libro electrónico: 7,99 €.

Por Marta Rózpide

Cuáqueros. Refugiados. Drogas. Emigración. Soledad. Policía. Corrupción. Periodismo. Lealtad. Muerte. Santander. Investigación. Estas 12 palabras ilustran de forma breve y general lo que a grandes rasgos constituye la nueva novela de Berna González Harbour. Tras dos años desde la publicación de su anterior obra, la escritora y periodista santanderina recupera a la comisaria y protagonista de dos de sus anteriores novelas -Verano en rojo (2012) y Margen de error (2014)- María Ruiz, para devolverla a la vida a través de la tinta y el papel. Las lágrimas de Claire Jones toma el relevo de sus predecesoras y continúa con la obra literaria de su autora, dejando entrever más en esta nueva historia acerca de la vida y las reflexiones personales de la propia escritora.

Una de las características más particulares de la prosa de Harbour son las cavilaciones de cada personaje. La autora utiliza un narrador protagonista, en el que todos los actores principales de la trama tienen voz propia. Así es como, además de contar con los pensamientos de la comisaría María Ruiz, también la acompañan durante toda la novela las experiencias vividas en primera persona de la víctima del asesinato, los sospechosos del crimen y los amigos de Ruiz. Gracias a esta telaraña narrativa, Harbour se permite dar saltos en el tiempo con soltura y construye un mundo complejo alrededor de una trama que podría parecer sencilla en un principio: un asesinato en Santander.

La historia que se relata, sin embargo, va ganando complejidad y detalles según avanzan las páginas. El cuerpo de una joven hallado en un Rover inglés a las afueras de la ciudad cántabra, resulta ser el de una inglesa sin padres ni familiares cercanos, quienes también desaparecieron en circunstancias desconocidas y quienes guardan una relación importante con la comunidad cuáquera inglesa en España.

Claire Jones, la coprotagonista asesinada de Harbour, fue criada y adoctrinada por hombres toda su vida. Hombres que la usaban y de los que se convirtió en dependiente. Ella refleja el abandono y la soledad de alguien que no encuentra su lugar, de la desafección y la vulnerabilidad que genera tener una madre extranjera -como es el caso de Harbour-. Tanto Jones como Ruiz encajan con el resto de perfiles realistas preferidos por la autora y periodista santanderina. Se trata de personajes que sufren, que debaten internamente con sus sentimientos y experiencias, que luchan día tras día y que muestran que no existe una vida ideal.

En cada una de sus novelas Habour denuncia alguna o varias lacras de la sociedad actual, en el caso de Las lágrimas de Claire Jones se destripa sin tapujos la corrupción dentro del cuerpo policial, cómo se encubre y forma parte como beneficiarios y criminales del mundo de las drogas, la prostitución, el robo y la cara b de las empresas. Tampoco falta hueco para la profesión periodística a través de Luna, un hombre que representa la brecha generacional de las redacciones.

Si las voces son múltiples, la narración es anacrónica y la trama, cada vez más compleja es porque Harbour juega con el lector, logrando que experimente la sensación de duda y curiosidad que lleva a los personajes a investigar continuamente. El lenguaje y las expresiones de la autora también son otra herramienta clave a la hora de empatizar con el lector. La lectura es fácil y sencilla, que no simple; las frases son cortas, de estilo mecanográfico, rápidas y apenas con diálogos. Gracias a todo ello Las lágrimas de Claire Jones se proclama como una novela negra entretenida que llega al lector y juega con él para embeberlo en un universo oscuro de crímenes que entierran unos sentimientos y alimentan otros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios