www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, HACIA EL TERCER MANDATO

lunes 14 de agosto de 2017, 13:19h
Tras firmar en el acuerdo con Ciudadanos que ningún político podría permanecer más de ocho años en la...
Tras firmar en el acuerdo con Ciudadanos que ningún político podría permanecer más de ocho años en la Presidencia del Gobierno, el entorno de Mariano Rajoy afirmaba ya que la limitación empezaba a regir a partir de la fecha del acuerdo. Eso suponía que el presidente pensaba presentarse, si la situación le era favorable, a un tercer mandato. Así lo escribí yo, al aire libre, en esta sección de El Imparcial.

A pesar de la ira que levanta en Ciudadanos, Mariano Rajoy, que disolverá las Cortes si hay intento de nueva moción de censura, ha dejado entrever a su entorno que se encuentra en buena forma física y que está dispuesto a continuar sacrificándose por la patria una legislatura más.

Adolfo Suárez, que pretendía gobernar hasta el año 2010, rechazó la limitación de mandatos en la Constitución de 1978. La aceptó para el gobernador del Banco de España y los presidentes del Tribunal Supremo, el Tribunal Constitucional y el Tribunal de Cuentas. Pero no para la Presidencia del Gobierno. Fue un error de gran calibre. Si la Constitución hubiera limitado los años de gestión en la Presidencia del Gobierno y de las Comunidades Autónomas, se habrían evitado numerosos desaguisados. La excesiva permanencia en el poder genera de forma casi inevitable abusos y corrupción. Que se lo digan a Felipe González, un político impecablemente honrado pero que tuvo que padecer en su tercer y cuarto mandato espectaculares casos de corrupción.

Roosevelt venció por cuarta vez en Estados Unidos en noviembre de 1944. Murió en abril de 1945 y los constitucionalistas estadounidenses modificaron la Constitución, reduciendo el mandato presidencial a un máximo de ocho años. Desde entonces, la mayoría de las Constituciones han hecho lo mismo. Pero la española, no. Adolfo Suárez quería ejercer el poder durante 35 años. Y no era una finta. En 1978 creía que así sería.