www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EN 2016 LA INDUSTRIA FACTURÓ 100.000 MILLONES DE DÓLARES

Los videojuegos: un elemento más de la propaganda terrorista

Carátula del juego GTA: ISIS, en el que el jugador encarna a un terrorista yihadista.
Carátula del juego GTA: ISIS, en el que el jugador encarna a un terrorista yihadista.
Eduardo Villamil
x
eduardovillamilelimparciales/16/7/16/28
martes 22 de agosto de 2017, 17:18h
Las organizaciones yihadistas los utilizan para difundir su mensaje antioccidental.

La industria de los videojuegos se ha convertido en uno de los pilares fundamentales del entretenimiento a nivel mundial. Miles de millones de personas juegan cada día, ya sea en el ordenador, en el móvil, en la consola o en la tableta. Con una facturación estimada de unos 100.000 millones de dólares, y un crecimiento anual del 6,6%, el décimo arte crece en ingresos y usuarios año tras año.

En el pasado las consolas estaban reservadas para los ‘bichos raros’ o los frikis. Hoy en día, lo raro es encontrar a alguien que no invierta cierto tiempo diario delante en una pantalla. Hay tantos videojuegos como titpos de jugadores: deportivos, de aventuras, estrategégicos, 'plataformeros', MOBA’s, de rol…

Por otra parte, los jugadores profesionales de esports, se han convertido en ídolos para muchos gamers, como lo son Messi o Ronaldo, para los futboleros; Lebron o Curry para los amantes de la canasta, Nadal y Federer para los aficionados al tenis…

Los medios de comunicación, conscientes de que se trata de un sector en auge que puede reportarles pingües beneficios, les dedican cada vez más espacio. Incluso los gobiernos de muchas naciones invierten importantes sumas de dinero en el desarrollo de videojuegos didácticos, que se diseñan para educar a los jóvenes de escuelas e institutos. Pero este éxito también ha llamado la atención de otros grupos que persiguen fines menos loables.

La yihad en los videojuegos

Desde su mismo origen, la organización terrorista Daesh ha destacado por su hábil, certero y manipulador uso de las nuevas tecnologías. Redes sociales, plataformas de chat en grupo, páginas de la ‘Deep Web’, vídeos de alta calidad… y videojuegos. Todo vale a fin de difundir el mensaje del terror.
Fotograma del trailer del 'GTA: ISIS'. En él se puede leer:

Los terroristas usan los videojuegos de dos formas distintas: como herramienta propagandística o como sistema cifrado de comunicación.

En el primer caso, desarrollan un nuevo título o modifican uno ya existente. En él ofrecen al jugador la posibilidad de convertirse en un terrorista virtual. Quizá el caso más popular haya sido el de ‘GTA: ISIS’ o Salil al-Sawarem (El resonar de las espadas), una particular copia del celebérrimo ‘Grand Theft Auto’ en la que se anima al jugador a poner bombas, matar policías o atentar contra cualquier persona occidental en pantalla.

Captura del videojuego 'Call Of Jihad', en la que encarnamos a un yihadista dispuesto a acabar con la vida de sus conciudadanos.

En el 'mod' (modificación de un juego original hecha por la comunidad) del polémico "Heatred, ‘Call Of Jihad’", el jugador encarna a un individuo misántropo, asqueado con la sociedad y consumido por el odio, que atenta contra sus vecinos más cercanos de las formas más horripilantes. Otro ‘mod’ que alcanzó cierta popularidad fue el realizado por algunos simpatizantes de ISIS a partir del videojuego 'ARMA 3', un ‘shooter’ táctico de simulación bélica. Los creadores del ‘mod’ transformaron todo el juego: lo situaron en una zona indeterminada del Oriente Medio, remodelaron las ‘skins’, o apariencia del personaje, para que fuera ataviado como los combatientes del Daesh, y establecieron nuevos objetivos militares: el ejército sirio, los occidentales y los kurdos se convirtieron en los enemigos a batir.

Captura del 'mod' yihadista del 'ARMA 3', que simula la actuación de los grupos armados de Daesh en Irak y Siria

Gracias a este tipo de títulos los terroristas pretenden captar de forma sencilla a chicos jóvenes, influenciables y accesibles, para posteriormente radicalizarlos.

Pero los criminales también pueden utilizar los videojuegos de una manera más sutil: como canal de comunicación.

La mayoría de videojuegos modernos, sobre todo los multijugador, han incorporado chats de texto y de voz, para aumentar la coordinación entre los jugadores. Esto es algo que han aprovechado los criminales contemporáneos, no sólo los terroristas, debido al mayor grado de dificultad que entraña para las autoridades el rastreo de conversaciones comprometidas.

Debido a la dificultad para desencriptar los datos, los chats de texto y voz se están convirtiendo en herramientas de comunicación predilectas para los criminales. Reddit.

Por ejemplo, tras los ataques terroristas de París, en 2015, la policía averiguó que los yihadistas se habían estado comunicando a través del chat de la consola PS4, como reconoció el ministro de Interior belga, Jan Jambon. Tras aquello, a Sony (distribuidora de la consola) le faltó tiempo para declarar que este tipo de chats no es diferente del que ofrece cualquier aplicación web.

Aún es muy pronto para conocer el cómo y el por qué de la radicalización de los jóvenes que formaban parte de la célula yihadista que golpeó Cataluña la semana pasada, pero no sería sorpendente que alguno de los chicos hubiera utilizado este tipo de métodos para radicalizarse o comunicarse con los demás miembros del grupo. Puede que nunca lo sepamos.

Sin embargo, la mayoría de expertos parecen coincidir en una cosa: debemos vigilar también los videojuegos, no sólo las redes sociales o la 'Deep Web'. Los videojuegos son un elemento más que los terroristas utilizan en su favor, y debemos actuar en consecuencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (78)    No(1)

+

1 comentarios