www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POLICÍA Y GUARDIA CIVIL NIEGAN TENER DATOS AL RESPECTO

El imán de Ripoll fue investigado en 2012 pero se concluyó que no estaba radicalizado

El imán de Ripoll fue investigado en 2012 pero se concluyó que no estaba radicalizado
(Foto: EFE)
Efe
miércoles 23 de agosto de 2017, 20:51h
En 2015, un juez revocó la orden de extradición que pesaba sobre él por su "evidente arraigo laboral y esfuerzos para integrarse en España".

Abdelbaki Es Satty, el imán de Ripoll (Girona), que falleció en la explosión de Alcanar, fue sometido a un seguimiento durante su estancia en la cárcel —hasta 2012— tras el que se concluyó que no estaba radicalizado en ese momento.

Así lo han asegurado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista, que han precisado que, como otros tantos presos, Es Satty tuvo un seguimiento dado su perfil para comprobar si en él había algún indicio de radicalización.

Pero en ningún momento se llegó a observar síntoma alguno, por lo que, según las fuentes, no se le abrió ninguna investigación tras su salida de prisión ni las fuerzas de seguridad del Estado le hicieron ningún seguimiento, como tampoco lo hacen a los presos que quedan en libertad tras cumplir condena si no hay indicios que lo justifiquen.

Abdelbaki Es Satty fue condenado por sentencia firme en febrero de 2012 por el Juzgado de lo Penal número 2 de Ceuta a cuatro años de prisión por un delito de tráfico de drogas que cometió el 1 de enero de 2010.

El imán de Ripoll, considerado el cabecilla de la célula que perpetró los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona), cumplió condena en el centro penitenciario de Castellón, del que saldría el 5 de enero de 2012.

Ya en 2015, el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Castellón revocó una orden de extradición de Es Satty por su "evidente arraigo laboral y esfuerzos para integrarse en España".

Ni la Policía Nacional ni la Guardia Civil recibieron en ningún momento comunicación sobre la posible radicalización del imán. De hecho, han insistido en que estos dos cuerpos no tienen constancia de haber recibido ninguna pregunta de las autoridades belgas sobre Es Satty.

El alcalde del municipio belga de Vilvoorde, Hans Bonte, aseguró ayer que comunicó a las fuerzas de seguridad españolas sus sospechas sobre el imán, aunque no mencionó a qué cuerpo policial lo hicieron.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios