www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Generalitat, matar al mensajero

viernes 01 de septiembre de 2017, 14:06h

La información publicada ayer por El Periódico de Catalunya ha causado un auténtico tsunami. Y no es para menos. Según el rotativo catalán los Mossos d’Esquadra recibieron el pasado mes de mayo una advertencia de la CIA en la que se avisaba de un posible atentado terrorista en Barcelona, e incluso se señalaba que podía producirse en La Rambla. Algo que, desgraciadamente, sucedió. El devastador ataque yihadista en el emblemático paseo de la Ciudad Condal, y su extensión en Cambrils, ha costado dieciséis víctimas mortales y cientos de heridos, algunos de los cuales todavía se encuentran en estado grave. Nada más perpetrarse el atentado, El Periódico dio cuenta del aviso, pero la Generalitat negó, no solo una vez sino hasta en cuatro ocasiones, que lo hubiera recibido. La ristra de negaciones fue al más alto nivel, participando el presidente del Ejecutivo autonómico, Carles Puigdemont, el conceller de Interior, Joaquim Forn, y el major de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero.

Ayer, sin embargo, después de que el diario catalán aportara el documento y fuentes antiterroristas confirmaran su contenido, la Generalitat no tuvo más remedio que dar marcha atrás y admitir que sí lo recibió. Pero, a la vez, se despeñó por una serie de “justificaciones” inaceptables. Joaquim Forn dijo que no dieron “credibilidad” a la advertencia, y que no provenía de la CIA, aunque sin aclarar de dónde venía. Y, no contento con eso, se lanzó a acusar de “manipulación” a los medios y a proclamar que todo obedece a una campaña de desprestigio de la Generalitat y de los Mossos d’Esquadra. La apelación a “matar al mensajero” y a teorías de poco menos que supuestas conspiraciones es un recurso victimista, inadmisible e inútil.

Nadie quiere poner en la picota a los Mossos d’Esquadra. Pero esto no significa que no se pongan de relieve las muchas sombras que pesan sobre el atentado y sobre las medidas preventivas que pudieron haberse puesto en marcha. Y no únicamente en relación con este aviso de la CIA, sino, por ejemplo, en la nefasta manera en que se abordó la explosión de la casa de Alcanar y en hacer caso omiso del Ministerio del Interior cuando señaló la necesidad de poner bolardos.

Es un hecho claro que la Generalitat solo piensa en su delirante e ilegal procés y que a él supedita todo, con mentiras y tergiversaciones. Es urgente que la Generalitat dé explicaciones sin limitarse a echar balones fuera, y eludir responsabilidades políticas. Los ciudadanos, empezando por los catalanes, tienen derecho a saber. Dicho lo cual, tiene razón, el Sr. Maillo: los únicos culpables son los asesinos. Por eso, hay que ser cuidadasos y evitar echarnos los trastos a la cabeza enredándonos en inacabables procesos “mea-culpistas”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios