www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Isabel García Trócoli: Rubricatus

domingo 03 de septiembre de 2017, 19:22h
Isabel García Trócoli: Rubricatus

Edhasa. Barcelona, 2017. 574 páginas. 24 €.

Por Jorge Pato García

Cuando las fuertes lluvias azotan la zona de Barcelona y sus alrededores, el río Llobregat saca a la superficie todo su esplendor bermellón a causa de las arcillas de su lecho, de ahí que los romanos le pusieran el nombre de Rubricatus. En esa rica zona en la Ribera oeste del Mar Mediterráneo, allí fue donde nació la ciudad de Barcino de manos de los romanos. Sin duda alguna están siendo tiempos muy fructíferos para la novela histórica ambientada en la época romana, una parte amplia de la historia universal queda para llenar millones de páginas y para novelar sobre infinidad de historias al hilo de los acontecimientos históricos constatados.

Como ocurrió con toda la Península Ibérica, los romanos extendieron su imperio sometiendo a los pueblos preexistentes en la zona, de ahí la gran riqueza de todos los países que hemos pasado por la dominación romana, con cuestiones como el compendio legislativo o los avances en infraestructuras.

Isabel García Trócoli nos lleva al año 13 a. C. para conocer en profundidad la fundación de la ciudad de Barcelona, valiéndose de dos historias que discurren paralelamente a lo largo de las páginas de esta novela. Por un lado, estará la vertiente romana y por el otro la de aquellas tribus que habitaban las tierras del río hoy conocido como Llobregat, los layetanos.

En la parte romana está Gayo Celio, un veterano militar que recibirá a Octavio Augusto en el puerto de la ciudad de Barkeno, tal y como era nombrada en la época prerromana. Esta visita del celebérrimo Octavio se debe a la fundación de la colonia de Barcino y servirá como punto de partida para conocer el enrevesado juego de poder existente entre el propio Celio y la familia con la que ha emparentado por su matrimonio con la hija de un patricio de la ciudad de Tarraco. La ambición familiar y política será una constante en este complejo laberinto de poder.

Por otro lado, tenemos a Lucio, una persona que ha sido educada casi a partes iguales entre sus orígenes layetanos y la nueva cultura romana que había llegado a su tierra. Desde esta perspectiva veremos cómo el paso de los años va extinguiendo poco a poco las raíces de la zona sobre la que se aposenta la nueva cultura romana. Algo que será ambivalente. Doloroso por lo que implica de pérdida de lo ancestral, pero con el elemento positivo de ver cómo una civilización gracias a la unión con otra evoluciona en un sentido provechoso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios