www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PUIGDEMONT, DE LOS NERVIOS: UNA ENCUESTA REDUCE AL 20 % LOS CATALANES QUE SOLO SE SIENTEN CATALANES

lunes 04 de septiembre de 2017, 10:27h
Nc Report ha realizado una encuesta muy seria en Cataluña con una muestra estratificada de 800 entrevistas...

Nc Report ha realizado una encuesta muy seria en Cataluña con una muestra estratificada de 800 entrevistas y escaso margen de error que ha puesto de los nervios a Carlos Puigdemont, a Oriol Junqueras y al pobre Arturo Mas.

Según los datos contrastados, y a pesar de las carísimas campañas financiadas por la Generalidad, se siente solo catalana el 20,1% de la población. El resto se sienten también españoles. Puigdemont quiere dar validez a un referéndum que no se va a celebrar. Solo con que participe el 30% del electorado -y bastará con la mitad más uno de los votantes para secesionar a Cataluña de España después de 500 años de unidad nacional. Hay que tener tupé antidemocrático para plantear así semejante despropósito.

En todos los países democráticos se exige para que un referéndum sea válido al menos la participación del 50% del censo. En algunos, se llega a los dos tercios de los ciudadanos con derecho a voto. Y en casos de decisión de alcance y gravedad, al menos los tres quintos, incluso los dos tercios de los votos depositados deben alinearse en el sí para dar validez a lo decidido. En Cataluña, por cierto, el Estatuto establece mayorías cualificadas para la elección de determinados cargos.

La Constitución española de 1978 exige en el artículo 168 para la reforma de la Carta Magna, dos tercios del Congreso, dos tercios del Senado, elecciones generales, dos tercios del nuevo Congreso, dos tercios del nuevo Senado, y referéndum nacional.

El señor Puigdemont se pasa todo por el arco del triunfo, pretende convocar un referéndum ilegal y además que sea válido con solo el 30% de los ciudadanos con derecho a sufragio y la mitad más uno de los votos. Es decir, el 15% de la población catalana actual puede enmendar 500 años de Historia y proclamar la independencia. Semejante despropósito, eso sí, se está financiando, sin reparar en gastos, a costa de los contribuyentes catalanes a los que la Generalidad sangra a impuestos sin piedad.