www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL DICTADOR MADURO APOYA A PUIGDEMONT

lunes 18 de septiembre de 2017, 13:31h
Están arreglados. Los secesionistas catalanes, rechazados en todo el mundo, han conseguido un apoyo...

Están arreglados. Los secesionistas catalanes, rechazados en todo el mundo, han conseguido un apoyo que les conducirá directamente al gran triunfo. Nada menos que el dictador Nicolás Maduro, caudillo de Venezuela y Generalísimo de sus Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, ha mostrado públicamente su apoyo a Carlos Puigdemont. El presidente de la Generalidad se ha frotado las manos. El invicto caudillo venezolano respalda su acción secesionista en Cataluña. El prestigio internacional de Maduro significa el gran espaldarazo internacional que necesitaba Puigdemont, a punto de ser condenado en España por el delito de sedición, penado con diez años de cárcel.

La Generalidad ha hecho fluir ríos de dinero, recaudado hasta la hemorragia a costa de los contribuyentes españoles, para regar infinidad de países con embajadas, instituciones y otras gaitas, amén de comprar a periodistas corruptos y derrochar en viajes gratis total sin que nadie se haya dignado a recibir a Puigdemont porque las democracias occidentales no se dan cuenta de la grandeza histórica del personaje.

Pero ahora han cambiado las cosas. Ahora, junto a Yoko Ono, Carlos Puigdemont puede esgrimir el apoyo de Nicolás Maduro, caudillo de Venezuela por la gracia de las armas. El manto comunista de Maduro envuelve ya al presidente de la Generalidad para satisfacción de toda la chusma de extrema izquierda que alienta hoy en una buena parte de las instituciones catalanas.

La región otrora más próspera de España se encuentra al borde del precipicio. Los partidos constitucionalistas PP, PSOE y Ciudadanos trabajan unidos para evitar el colapso catalán. Esperan ganar la partida para bien de España y, por lo tanto, de Cataluña. El apoyo de Maduro a Puigdemont les ha venido de perlas. Con semejantes auxilios internacionales las cosas se ponen agrias para los secesionistas catalanes.