www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Cataluña, el odio está sembrado

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
jueves 28 de septiembre de 2017, 15:26h

Respeto a una persona que habiendo nacido en España no se sienta española e, incluso, que haga y trabaje por no serlo. Valoro que una persona de firmes convicciones trate de vivir acorde a esos principios. Mi más sincera felicitación a quien tiene absolutamente claro lo que quiere en unos tiempos en los que la mayoría no tiene idea y los políticos, además, no ayudan a saber lo que interesa o se necesita. Entiendo que haya independentistas.

Pero también entiendo que haya personas que les guste su país, que se sientan españoles, que también sepan lo que quieren y lo que quieren es España, que no se quieran independizar. No me sorprende que alguien diga estar orgulloso de ser catalán y español. Genial, dos grandes títulos. Para mi, todo esto no implica necesariamente que sean felices o unos desgraciados, pero tampoco fachas.

Sinceramente, si yo tuviera algo de independentista, de persona que se quiere separar del país al que pertenece, de amor por un estado soberano distinto del que formo parte, me daría mucha vergüenza hacerlo engañando a los míos. Demostraría que lo que está sucediendo hoy en día en Cataluña es fruto del interés particular y egoísta de un número no desdeñable de personas, pero en absoluto mayoría.

No me gustaría, insisto, si abogara por un soberanismo auténtico y legítimo, que quedara en los libros de Historia que mi terruño se independizó del país al que pertenecía mintiendo a mis vecinos, con embustes a los ciudadanos, con políticos tramposos con sus propias leyes, adoctrinando a los niños intelectualmente indefensos en las escuelas. Me resultaría tan indecente conseguir así algo tan ansiado que no sé si me merecería la pena. ¿Tiene valor ganar así la independencia? ¿De verdad el fin justifica los medios?

Capítulo especial se merecen los profesores de los colegios que con sus lecciones “magistrales” señalan a los alumnos cuyos padres son policías o guardias civiles, poniendo en contra a unos compañeros que ya no volverán a tratarlos como amigos. Han sembrado el odio y el rencor para muchas generaciones. ¿Para eso se hicieron docentes, para moldear a niños al gusto de una causa política? ¿Pero cuántos años nos hemos tirado en España criticando precisamente esto?

Lo cierto es que a los separatistas catalanes hay que reconocerles un logro: han conseguido separar a los catalanes. Dicho esto, felicidades, tenéis dos Cataluñas en la misma. Convivid. Aguantaros los unos a los otros como un matrimonio mal avenido, pero al que no le queda más remedio que compartir la casa.

Se suele decir que el tiempo lo cura todo. Hay quien piensa que dentro de un tanto las cosas volverán a la normalidad y todo será como siempre. No estoy de acuerdo. Ya se ha sembrado el odio a una parte y eso no se arranca con facilidad. ¿Alguien tiene alguna duda de que un tiempo pasado el 1-O se volverá a intentar?

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios