www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿Qué buscamos: aplicar o desactivar el 155?

miércoles 25 de octubre de 2017, 12:32h
Otra vez surgen dudas y fisuras en el bloque constitucionalista frente al golpe de estado del nacionalismo secesionista. También en el nacional-populista, pero esas interesan menos, aunque tengan indudable transcendencia.

Parece indudable que hay un sector entre los partidos constitucionalistas que interpreta la premiosa aplicación del artículo 155 de la Constitución como un clavo ardiendo: un sistema para otorgar más plazos a los nacional-populistas catalanes. Es una temeridad, porque estamos ante golpistas confesos y declarados desde las deplorables sesiones del pasado 6-7 de setiembre, en que se conculcó la Constitución, el Estatuto de Cataluña y las reglas y procedimientos del propio Parlament.

El riesgo está precisamente en esa naturaleza de golpistas del Govern: en prolongar una situación en que los que han demostrado su voluntad de quebrar hasta sus propias leyes están al frente del Govern. La idea -alimentada por gran parte del PSOE, junto con algunos miembros del PP y hasta del propio Gobierno de la nación- de que con una simple convocatoria de elecciones por parte de los subversivos se paraliza el 155 y se acaba con el problema, es un espejismo. Bien puede el señor Puigdemont convocar eleciones autonómicas (para paralizar el 155), y un mes antes de la celebración de los comicios, declararlas como constituyentes de la futura república independiente. ¿Qué hacemos entonces? Y que no nos digan que, como son ilegales, no habrá urnas. Porque las del 1º de octubre fueron ilegales, fraudulentas y tramposas, pero hubo urnas, aunque estuvieran "embarazadas" (con papeletas dentro), como decía Romero Robledo, el gran muñidor electoral de la Restauración, en 1880. Dejar en manos de golpistas y defraudadores electorales unos comicios es correr un riesgo evidente.

Pero, si se utiliza el artículo 155 para lo que está: devolver la legalidad y la automía a Cataluña, cesando a los golpistas, hay que aplicarse a recuperar un poder que hoy está en manos de los golpistas. Acciones y actuaciones no desaparecen por su condición ilegal: son hechos y, como tales, incontrovertibles. La ley y el derecho positivo hay que hacerlo cumplir, y eso entraña un problema técnico para realizarlo rápido y al menor costo posible. Los interventores, abogados del Estado y técnicos de la administración que designe el Estado para sustituir a los golpistas, sin duda, serán excelentes funcionarios, pero no son GEOS.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios