www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Gala del Teatro Real, 20 años de retos y éxitos para celebrar

Gala del Teatro Real, 20 años de retos y éxitos para celebrar
Ampliar
viernes 03 de noviembre de 2017, 08:16h

El coliseo madrileño ha celebrado este jueves una Gala para conmemorar los veinte años transcurridos desde su reapertura el 11 de octubre de 1997 y lo ha hecho con La favorite, la ópera de Donizetti que protagonizó su inauguración hace 200 años.

Una alfombra roja en la entrada principal de la plaza de Oriente, donde periodistas y fotógrafos ya esperaban una hora antes del inicio de la función, era la primera señal de que en el coliseo madrileño se celebraba anoche algo más que un estreno de la temporada. Y es que este jueves 2 de noviembre había sido la fecha escogida para celebrar una gala especial en conmemoración y recuerdo de los veinte años transcurridos desde que el emblemático teatro de ópera madrileño volviera a abrir sus puertas después de 75 años cerrado. Contra (casi) todo pronóstico, en 1997 el público madrileño volvía a tener una casa de ópera a la altura de las de otras capitales de Europa y del mundo. Fáciles o no, los primeros años fueron dando paso a programaciones artísticas ambiciosas, comprometidas y capaces de atraer a nuevos públicos. Hasta llegar a hoy, convertido en la tercera institución cultural española después del Museo del Pardo y el Reina Sofía, con un incremento en el número de abonados, taquillas agotadas, óperas retransmitidas en calles y plazas de toda España, consolidación internacional y una inmejorable reputación entre artistas de primer nivel, nacionales e internacionales. En definitiva, buenas razones todas para que anoche acudieran a la celebración personalidades de la política, la empresa, la cultura y en general de la sociedad española. Esos rostros conocidos a los que la prensa ya esperábamos una hora antes.

En el interior, el rojo de la alfombra protagonizaba la iluminación especial del concurrido foyer donde coincidían políticos y representantes de la cultura española con rostros famosos de la televisión o la prensa rosa, antes de ocupar palcos y butacas en una gala solo para invitados. Entre los asistentes, Alberto Ruíz-Gallardón, Ana Botella, Luis María Anson, Durão Barroso y los embajadores de Bélgica, Canadá, Colombia, Japón Italia, México, Reino Unido, Rusia y China, aunque la actualidad política impedía que, como estaba anunciado, acudieran otras personalidades. Así, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y los ministros de Defensa, Exteriores, Energía y Justicia, María Dolores de Cospedal, Alfonso Dastis, Álvaro Nadal y Rafael Catalá, cancelaban a última hora su asistencia y a punto de empezar la ópera, se anunciaba asimismo la ausencia del rey Felipe VI. Sí acudían, como estaba previsto, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, y el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, y exministros como Carmen Calvo, Pilar del Castillo, Cesar Antonio Molina o Ignacio Wert. También representantes de instituciones culturales y artísticas como el Museo del Prado, Museo Reina Sofía, Patrimonio Nacional, Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas, Círculo de Bellas Artes o Teatro de la Abadía y, por supuesto, personalidades vinculadas al Teatro Real como Elena Revoredo, Carlos Salinas, Mario Vargas Llosa, Pablo Heras-Casado y directores del Teatro Real a lo largo de estos 20 años.

La proyección de un video minutos antes de que Daniel Oren subiera al podio para dirigir a la Orquesta y Coro Titulares del Teatro Real servía para que Plácido Domingo felicitara en la distancia al teatro que él considera su casa y que tanto tiempo “esperó” y para que el presidente del patronato, Gregorio Marañón, diera las gracias a todos los que durante estas dos últimas décadas han hecho posible que Madrid - ciudad a la que, a su vez, Méndez de Vigo calificaba de “siempre generosa con quien viene” – tenga de nuevo un gran teatro, aquel inaugurado el 19 de noviembre de 1850 precisamente con la obra de Donizetti elegida para este 2 de noviembre de 2017, La favorite.

Apagadas las luces, sobre el escenario, el tenor mexicano Javier Camarena era el indiscutible protagonista – debutando el papel de Fernand - y no tardaba en recibir los primeros aplausos, que se repetirían acompañados de aclamaciones de bravo por su extraordinaria voz. Junto a él, la mezzosoprano Jamie Barton fue igualmente aclamada en su debut en el Real por su interpretación de Leonor, la amante del rey, en la obra que Donizetti ambientó en España. La Favorite – ofrecida anoche en su versión original en francés - se inspira, de hecho, en la relación ilícita que mantuvo a lo largo de toda su vida el rey Alfonso XI de Castilla con Leonor de Guzmán, quien le dio nueve hijos al margen de su matrimonio oficial con la reina María de Portugal, aunque el desdichado drama romántico de los protagonistas se aleja por completo de la realidad histórica. Completaban el elenco de la obra que repetirá escenario el próximo 6 de noviembre, en función abierta al público, el barítono Simone Piazzola, la soprano Marina Monzo, el bajo-barítono Simón Orfila, Antonio Lozano y Alejandro del Cerro. En total, dos funciones más de La favorite que sumar a las 288 representaciones anteriores de esta ópera como un simbólico homenaje al pasado y al presente del coliseo madrileño, que ha logrado sobreponerse a las vicisitudes de su propia historia para exhibir hoy una salud extraordinaria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios