www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AMISTOSO: RUSIA 3 ESPAÑA 3

Rusia 2018. España despista sus galones ante los anfitriones | 3-3
Ampliar

Rusia 2018. España despista sus galones ante los anfitriones | 3-3

martes 14 de noviembre de 2017, 21:41h
Los de Lopetegui nunca domaron a la intensidad rusa y se favorecieron de dos penaltis muy dudosos. Por M. Jones

España tomó contacto con territorio ruso siete meses antes de debutar en el Mundial 2018. Lo hizo tras asegurarse el billete y lucir en el amistoso ante el posible rival Costa Rica. Y con varias rotaciones con respecto al duelo precedente, ya que Julen Lopetegui interpretó este envite como una oportunidad para perfilar su convocatoria de cara al campeonato venidero. Así, De Gea, Nacho, Suso, Asensio y Rodrigo tomaron la alternativa y dieron descanso a Kepa, Odriozola, Isco, Morata y Silva. Iniesta, Busquets y Thiago siguieron perfilándose como fijos en la medular, el trecho principal del estilo que ha colocado a los nacionales la vitola de favoritos.

Rusia, entrenada por Stanistlav Cherchesov, venía de haber mostrado un nivel elevado de competitividad en los amistosos precedentes y salió al verde con otros cinco cambios. Su apuesta titular reflejó un dibujo de tres centrales con carrileros largos -el eterno Zhirkov en la izquierda-, con Dzagoev como mediapunta y Glusakov como interior llegador. La combinación y el juego de posesión eran los principales argumentos con que los locales buscarían maquillar su endeblez defensiva. Además, estaban obligados a salir de forma ardorosa en el San Petersburgo Arena, pues se enfrentaban a la campeona de 2010.

Y lo harían en un arranque de partido disparatado en cuanto a su ritmo. Ambas selecciones presionaron muy adelantadas desde el pitido inicial pero serían los rusos los que mejor se moverían en ese prólogo efervescente. De hecho, a los dos minutos avanzaron la lluvia de centros puntiagudos que, intermitente, caería sobre la meta de De Gea. Nacho salvó esa primera situación, aunque el madridista se vería sentado en el minuto 5. La acción concluyó con centro, rechace y remate desviado de Kuzyaev. De inmediato, en el minuto 7, un nuevo envío lateral estuvo cerca de ser rematado a las redes por Smolov, en la confirmación del mayor nivel de revoluciones locales.

España sólo había podido acercarse por medio del debutante Suso, pero no había establecido su victoria en la lucha por la posesión todavía. Sin embargo, la calidad emergió parea adelantarse al asiento de los fundamentos y Asensio emitió un centro sedoso que Jordi Alba cabeceó a la las mallas -minuto 8-. Fuera de sitio, como delantero centro, el lateral del Barça sigue refutando su excepcional estado de forma y el refresco de su estatus de amenaza dentro del esquema español.

El tanto golpearía a Rusia, pero no saldrían de su eje. Eran más rápidos y potentes que los visitantes, por lo que aguantaron su presión y provocaron imprecisiones en la perenne asociación española durante los primeros 20 minutos. Aún así, fuera de una fluidez en la producción de juego ofensivo, Rodrigo -excelente sin pelota- probó suerte y detuvo Lunev. La falta de comodidad en la salida de pelota y manutención de la posesión de los de Lopetegui provocó que Piqué y Ramos asumieran la subida como argucia para desatascar, pero un error del madridista desembocó en una contra clara que no fue rematada con peligro por la falta de concreción rusa -minuto 25-.

Iniesta y Thiago no se combinaban con Asensio y Suso del mismo modo que con Isco y Silva. La falta de asiduidad en la ocupación de la mediapunta, que provoca el juego entre líneas, aseguró a los rusos cierta calma en el repliegue. Ramos lanzaría a la barrera una falta desde la frontal en plena desnaturalización española. Y, entonces, pasada la media hora, el colegiado vio mano de Kuzayev en su propia área. El central del Real Madrid transformó el penalti y abrió brecha -minuto 34-. Y ese punto del envite, en que los visitantes no habían gobernado como se presuponía pero habían sobrevivido sin sudar demasiado, dio paso a un desplome de la concentración en fase defensiva.

Así, en el 39 Jordi Alba salvó a la zaga española al interceptar un envío que ya remataba Glushakov en franquía. Y en el minuto 41 Smolov remató a gol una combinación sensacional en el borde de la frontal española. El delantero sentó a Piqué con un amago y batió a De Gea de zurdazo pegado al poste. Rusia había acelerado y el 1-2 le dio alas a su convicción. Pasarían los favoritos a achicar y ganar el descanso. El técnico vasco quiso dar una vuelta a la inercia de decaimiento y metió en escena a Callejón, Alberto Moreno e Illarramendi. Se fueron Jordi Alba, Iniesta y Suso -ambos desapercibidos- y España pasó a jugar con tres centrales -Ramos, Piqué y Nacho, con un doble pivote destructor y dos carrileros largos.

Quiso tener más consistencia el seleccionador nacional, pautando la medular con la superioridad de piezas, pero no terminaría de domar al vértigo ruso. Y, para su desgracia, los tres zagueros no pudieron eludir el error colectivo que patrocinó el empate anotado por Miranchuk -minuto 50-. Sin embargo, otra vez se sorprendió España con un penalti a favor. Esta vez aconteció, supuestamente, en el minuto 54 y Sergio Ramos volvió a superar a Lunev.

El chispazo de goles provocó nuevas modificaciones. Busquets, Thiago y Ramos dejaron su lugar a Vitolo, Silva y Saúl, ahondando en la retaguardia de tres piezas. Y Cherchesov disolvió su zaga de cinco para jugar con 4 y sustituir a Dzagoev y Kuzayev por Kokorin y Erokhin. Se reseteaba el partido y Rodrigo cazó una de las pocas transiciones bien hilvanadas visitantes para marrar un mano a mano con Lunev.

Lo cierto es que con el paso de los minutos avanzó metros una Rusia más comprometida con el evento. Le faltó tensión competitiva a una selección en ventaja que sólo alzaba la vista con el desborde de Callejón y alguna que otra salida individual. Los locales se adueñarían del ritmo y, desde el prisma anatómico, alcanzaría a circundar a De Gea hasta derribarle. La activación de una nueva ráfaga de presión asfixiante generó el error de Asensio -tras un saque de banda- que enlazó con la rápida combinación entre tres jugadores rusos que Smolov mandó a la escuadra desde la frontal -minuto 70-. El portero del United había salvado a los suyos sacando un cabezazo previo.

Con 3-3, el duelo se abocó a un cuarto de hora postrero de incertidumbre. El pentagrama se confeccionó como un ida y vuelta que retrató la falta de control y mando española. Los de Lopetegui completarían los 90 minutos en un modelo de robo y contragolpe que le granjeó más centros peligrosos en el área de De Gea que elaboraciones coherentes propias. El enésimo desajuste defensivo le entregó a Smolov -minuto 84- la oportunidad de rubricar la remontada rusa, histórica tras ir perdiendo por 0-2. Un pelotazo peinado bastó para abrir a la zaga visitante por completo. Y, por último, Lunev le volvería a ganar un mano a mano a Rodrigo -jugándose el físico-. Esta vez no funcionó el cambio de sistema. La visita a San Petersburgo terminó por representar el necesario golpe de realidad en medio de la euforia.

- Ficha técnica:

3 - Rusia: Lunev; Zhirkov (Kombárov, min.81), Dzhikiya, Vasin, Kudriashov (Rausch, min.74), Smólnikov (Ignátiev, min.); Kuziáev (Yerokhin, min.62), Glushakov, Alexéi Miranchuk (Antón Miranchuk, min.66), Dzagóev (Kokorin, min.62); y Smólov.

3 - España: De Gea; Nacho, Piqué, Ramos (Vitolo, min.57), Jordi Alba (Moreno, min.46); Busquets (Silva, min.57), Thiago (Saúl, min.59), Iniesta (Illarramendi, min.46), Suso (Callejón, min.46); Asensio y Rodrigo.

Goles: 0-1, min.9: Alba. 0-2, min.35: Ramos (penalti). 1-2, min.41: Smólov. 2-2, min.50: Alexéi Miranchuk. 2-3, min.53: Ramos (penalti). 3-3, min.70: Smólov.

Árbitro: Gianluca Rocchi (ITA). Amonestó a Busquets y a Vitolo.

Incidencias: partido amistoso disputado en el estadio San Petersburgo Arena ante unos 45.000 espectadores (dos tercios del aforo).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.