www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COPA DEL REY - DIECISEISAVOS (VUELTA): REAL MADRID 2 (4) FUENLABRADA 2 (2)

El Real Madrid elimina al Fuenlabrada pero la Copa no maquilla su imagen | 2-2
Ampliar

El Real Madrid elimina al Fuenlabrada pero la Copa no maquilla su imagen | 2-2

martes 28 de noviembre de 2017, 23:18h
El regreso de Bale y de Keylor Navas -el mejor de su equipo-, únicas llamadas a la ilusión madridista en un día legendario para el 'Fuenla'.

El partido de este martes arrancó con coherencia a las circunstancias. Zidane contempló que la renta de dos goles cosechada en la ida le daba margen para otorgar la alternativa a su fondo de armario y el Fuenlabrada salió al Bernabéu para asaltar el cielo en un día histórico para los sureños. En consecuencia, en el cuarto minuto Matheus desbordó a Nacho en la línea de fondo, centró, falló el zaguero Tejero y Hugo Fraile rozó el 0-1, con un remate en solitario que lamió el poste. En el 9, Keylor Navas se reivindicaría en su regreso al verde tras su larga lesión, deteniendo otra opción muy clara rival, en este caso rematada, con todo a favor, por Matheus. Diez minutos, por tanto, de normalidad.

Le faltaba intensidad a los locales, con Llorente, Kovacic, Ceballos y Franchu en su centro del campo. Y las nuevas caras del once del coloso arrastraron la dificultad para robar balones que lideran los titulares del camarín. Con Gareth Bale en el banquillo los pitos de la tribuna se multiplicaron ante el enésimo despliegue plomizo de los suyos. Matheus generaba mucha más inquietud a los merengues que Borja Mayoral a la retaguardia encabezada por el Cata Diaz. Y la posesión resultaba más fluida en las botas de Milla que en las de Ceballos, con una mejor disposición de los visitantes.

En el minuto 20 empezaría a cambiar la escena. Aguantó el Madrid su primera combinación prolongada y Achraf estrenó una escueta relación de centros peligrosos, con despeje del Cata. Sin embargo, los pupilos de Antonio Calderón -que hizo seis cambios con respecto al duelo liguero ante el Castilla, con suplencia de Codina incluida- no se encerrarían y saldrían con soltura y rebeldía en cada oportunidad en la que el ilustre oponente partía su sistema táctico. Además, Yaw Annor complicaba al frágil Theo en fase defensiva.

El balón parado y las transiciones, con Milla respandeciendo sobre Llorente, Kovacic y Ceballos, resultaron los antídotos de los visitantes ante el intento controlador madridista. Y, en el 25, el mediocentro fuenlabreño conectó un latigazo desde media distancia que batió a un Navas que reflejaba el estadio global del vestuario merengue: falto de ritmo y de concentración. Marró el tico y el merecido fruto llegó al humilde aspirante. La eliminatoria se abrió en toda lógica al bostezo de las revoluciones del Real Madrid. La Copa no iba a ser una excepción al espíritu, o la falta de él, que sólo permite que el ganador de 12 Copas de Europa vague por LaLiga.

Pedirían los visitantes una falta peligrosa, que bordeó el penalti, cometida por un rebasado Theo y Franchu -tan tierno como el extremo zurdo del Castilla Óscar- solicitó penalti en el área sureña. No se concedería nada y se quemarían los minutos con la densidad, acumulación de imprecisiones y lentitud en la circulación tan reconocibles por el graderío de Chamartín. La pelota era blanca pero la profundidad y el peligro eran ajenos. La afrenta al favorito, pasada la media hora, era tan explícita que los jugadores de Segunda B desafiaban a los profesionales sacando la pelota jugada, desde atrás y al toque. Luciendo una sintonía coral de la que adolecía el club en desventaja parcial.

La cobertura de Llorente y la calidad de Ceballos y Kovacic no harían acto de presencia de forma regular y, por ende, al Fuenlabrada no le costaría demasiado trompicar la voluntad del dubitativo gigante. Matheus, el faro ofensivo más participativo del enfrentamiento, evocaba incomodidad a los locales, pues ganaba cada envío ante el canterano Tejero. Y la ruta de avance merengue predilecta, la de la superioridad por la banda de Franchu y Achraf, no desembocó en remates por la ausencia de tino en la zona determinante de ambos. Bravo, Milla, Fraile y Cristóbal Márquez llegarían a gustarse en el compartir del esférico, sin ser exigidos por el frío rendimiento defensivo de los de Concha Espina.

Mayoral, en el minuto 41, estrenaría el bagaje de disparos del Real Madrid. Lo hizo encañonando a las nubes. Un minuto después Franchu desbordó en una contra y desde la mediapunta para probar los guantes de Pol por vez primera. Y Ceballos confirmaría el respingo local con otro lanzamiento sin dirección. De camino a vestuarios la silbatina no era maquillable: cinco minutos de energía y compromiso no bastaron a una afición acostumbrada ya a la inconsistencia de sus estrellas. El plan B de Zidane también era presa de la desconexión y falta de confianza de los insustituibles. El técnico galo no alcanzó a aflojar el duro gesto mostrado durante un primer acto de ilusión fuenlabreña y dseseperación madridista.

Saldría más metido en calor el Madrid en la reanudación, pero la lucidez colectiva no emergería. De hecho, el calamitoso desempeño de Theo y el chut, desde muy lejos, del central Tejero reafirmaron que la mejor actitud no repercutiría con celeridad en resultados. No obstante, estaba cómodo en defensa el sistema de Calderón hasta el punto de que Juanma intentó superar a Keylor Navas con un lanzamiento desde su campo. Dos remates de Óscar y Mayoral no llegarían a inquietar a Pol, aunque el cambio de paso local era tangible.

Contemporizaría un Fuenlabrada seguro de sus posibilidades. Entregó la pelota y el territorio para tratar de colocar el tiempo y la impaciencia rival como elementos de su fórmula. Pero sobrevendría la debilidad táctica merengue. Theo regaló una falta lateral infantil ante Yaw y Keylor Navas salvó a los suyos ante el remate posterior de Matheus en el primer poste -minuto 56-. Acto y seguido, otra acción de pizarra generó el testarazo del Cata Díaz que se estrelló en el larguero -minuto 61-. El técnico visitante olió sangre y metió en el campo a su máximo goleador. Dioni sustituyó a Matheus. Calderón fue a por el partido.

Pero ocurrió que Bale volvería a los terrenos de juego después de dos meses. El galés, colocado en la diestra, convirtió su primer contacto con el cuero en un centro precioso y preciso, con el exterior, que Borja Mayoral cabeceó a la red -minuto 63-. En el 69 cazaría el zurdo británico un rebote en la frontal para marrar el mano a mano con el portero pero fabricar el 2-1, obra de Mayoral -cazó el rechace-. El retorno a la actividad del caro fichaje de Florentino Pérez concluiría con un par de chuts repelidos por la zaga.

La eliminatoria se le escapó de las manos al 'Fuenla' por mor de la calidad del suplente galés. Aún así, su gen guerrero no les sacaría del envite y lanzaron presiones plenas de valentía y gallardía. Entrarían en el verde Portilla y Quero, en la tratativa postrera por alcanzar algo más de botín en esta visita única a uno de los templos del fútbol mundial. No llegarían a inquietar al meta tico con asiduidad antes de efectuar una comprensible bajada de brazos ante el descenso del fuelle. Sólo Márquez filtró un derechazo desviado desde 25 metros en el minuto 84 antes del fogonazo final. Quero se toparía con el lateral de la red -minuto 88- antes de provocar el orgulloso empate final firmado por Portilla -minuto 90-.

Óscar, que terminaría desentonando menos que un Kovacic desafinado, dejaría su hueco a otro canterano, Quezada. Y también habría hueco en esta cita embarrada de cara a las sensaciones madridistas para Jaime Seoane, que sentó al mencionado croata -minuto 80-. La titularidad no le sentaría bien al balcánico después de una lesión demasiado prolongada y que frenó su progresión y el rol ganados en el pasado curso. Todo ello para confeccionar un desenlace flaco en fútbol y continuidad. Se acumularían las interrupciones -por falta visitante- en el decantar templado del minutaje. La actuación del Fuenlabrada, sin duda, supo mejor a sus protagonistas que el pase de ronda a un Real Madrid muy nublado.

- Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Keylor Navas; Achraf, Tejero, Nacho, Theo; Llorente, Ceballos, Kovacic (Seoane, min. 81) Óscar (Quezada, min. 75), Franchu (Bale, min. 62); y Borja Mayoral.

2 - Fuenlabrada: Pol; Athuman, Cata Díaz, Juanma, Fran García; Milla, Cristóbal; Annor (Quero, min. 79), Hugo Fraile, Bravo (Portilla, min. 68); y Matheus (Dioni, min. 62).

Goles: 0-1, min. 25: Milla; 1-1, min. 63: Borja Mayoral; 2-1, min. 70: Borja Mayoral; 2-2, min. 90: Portilla.

Árbitro: Pablo González Fuertes (Comité Asturiano). Mostró cartulina amarilla a Matheus (min. 59) y a Daniel Cata Díaz (min. 83) por parte del Fuenlabrada, y a Óscar (min. 60) por parte del Real Madrid.

Incidencias: partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 49.638 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.