www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Jorge Volpi: Contra Trump. Panfleto urgente

domingo 03 de diciembre de 2017, 16:55h
Jorge Volpi: Contra Trump. Panfleto urgente

Debate. Barcelona, 2017, 135 páginas.15.90 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

Donald Trump se ha convertido en protagonista de una abundante producción de materiales periodísticos y literarios en los cuales se escruta su figura y sus políticas. Él mismo, con independencia de su cargo, a través del manejo de las redes sociales y de sus declaraciones multiplica la aparición de detractores. Jorge Volpi es uno de ellos. Sin embargo, en la obra que tenemos entre manos más bien lo descalifica, relegando al análisis a un lugar marginal.

Es evidente que Trump con sus habituales exabruptos se ha ganado una reputación suficientemente negativa en la que Volpi se recrea, considerándolo “un peligro para la civilización”. Al respecto, resulta pertinente recordar que aún no se ha cumplido un año de la toma posesión, es decir, carecemos del tiempo suficiente como para extraer conclusiones de su mandato. Volpi sí lo hace para lo cual otorga primacía a sus prejuicios personales que difícilmente cambiarán.

En efecto, el autor deja caer de forma deliberada la sombra de la duda sobre su objeto de estudio: “Las comparaciones siempre resultan odiosas y ni Trump es Hitler ni los Estados Unidos del siglo XXI la República de Weimar, pero el germen del totalitarismo esta aquí: en la elección democrática de alguien visceralmente anti-democrático” (p.36). Cabe apuntar, por ejemplo, que en Estados Unidos “a pesar de Trump” sigue funcionando la división de poderes y que los partidos políticos no han sido eliminados.

Conforme se avanza en la lectura de la obra se observan algunas de las raíces profundas sobre las que se asientan las ideas del autor. Así, Volpi parece defender que solo la izquierda progresista se halla legitimada para gobernar en Estados Unidos. En este sentido, no encontrará en lector reproche alguno hacia Barack Obama; como mucho, una tenue crítica paternalista resumida en la afirmación de que no cumplió todas sus promesas, tesis que compensa recalcando que con él mejoró notablemente la economía norteamericana.

Esta misma tibieza se observa cuando compara los populismos de derecha y de izquierda: “El objetivo de los populismos de izquierda, como el de la izquierda en general, radica en buscar un equilibrio en el reparto de la riqueza y las oportunidades, asumiendo que sólo unos pocos se han beneficiado del sistema. A veces, esta redistribución ha sido exitosa; otras, ha constituido un fiasco descomunal debido a la corrupción o a la impericia, como en Argentina, Brasil o Venezuela. Pero ello no los emparenta con Trump y los suyos. El populismo de derechas, como en general toda la derecha conservadora, tiene un planteamiento opuesto: mantener la desigualdad a toda costa” (p.75). Como se deduce, un ejemplo del mantra que defiende la más supuesta que real superioridad moral de la izquierda sobre la derecha.

En cuanto a Hillary Clinton, tampoco profundiza en su figura cuando la exprimera Dama ofrece el material suficiente como para recibir algún que otro reproche. Al respecto, merece la pena recordar como el establishment demócrata cerró filas a su favor frente al pujante anti-sistema Bernie Sanders. Por el contrario, Volpi piensa que tanto la candidata como su marido han sido víctimas de la persecución realizada por sectores conservadores y neoliberales, cuyo resultado final es la presidencia de Trump (p. 16), con el Tea Party como avanzadilla.

En consecuencia, el rechazo hacia Trump, que el autor no oculta bajo los parámetros de la corrección política demostrando valentía por su parte, obscurece algunos aspectos de interés de la obra que sí deben tenerse en consideración cuando se haga balance del periodo 2016-2020. Uno de ellos, el posible cambio de percepción en la Casa Blanca sobre Rusia producto de la visión personal de su actual inquilino y no tanto de una teoría política bien fundamentada. Igualmente, más allá de las críticas xenófobas de Trump a la población musulmana, convendrá prestar atención a las relaciones que Estados Unidos trace con los países musulmanes como aliados para combatir al terrorismo islamista. También resultará necesario observar al Partido Republicano como freno ante los excesos de todo tipo que pueda cometer un heterodoxo como su figura actual más visible y mediática.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios