www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DOPAJE DE ESTADO

JJOO. Putin decide no boicotear pero Rusia cree que le quieren sacar del deporte mundial

jueves 07 de diciembre de 2017, 04:13h
Resaca de la exclusión ejecutada por el COI a Rusia con respecto a los Juegos Olímpicos de invierno venideros.

"Nosotros, sin lugar a dudas, no declararemos ningún boicot ni impediremos que nuestros deportistas olímpicos participen (en los Juegos), si alguno de ellos quiere competir a título individual. Es algo muy importante para ellos, por lo que, partiendo de eso, por supuesto no prohibiremos a nadie, ni crearemos las condiciones que hagan imposible su participación", declaró este miércoles Vladimir Putin sobre la posibilidad de boicotear los JJOO de invierno de Corea del Sur después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) excluyera el martes al equipo ruso.

La opinión del mandatario parecía crucial, según los estamentos oficiales de la nación que abergará el Mundial de fútbol de 2018. Pero Putin, aficionado al esquí confeso, mostró empatía con los deportistas que llevan "toda su carrera" entrenando para participar enuna cita olímpica y aseguró que la decisión definitiva será adoptada por "la asamblea olímpica". Ese órgano, compuesto por deportistas, técnicos y dirigentes de las federaciones, se reunirá esta semana.

Lo que ha querido dejar claro el jefe del sistema gubernamental ruso es que entona el mea culpa pero considera desproporcionado el castigo que ha aplicado el COI a sus deportistas. "Yo también sufro por ellos. A muchos no sólo los conozco, sino que los considero mis amigos. Lo paso mal con ellos. Cada uno debe tomar una decisión", señaló sobre la posibilidad de competir con la bandera olímpica sin representar a Rusia

"Rusia es, en parte, culpable de su exclusión, ya que dio motivos para ello pero el castigo colectivo es un concepto jurídico que no existe en ningún país del mundo", defendió. Además, denunció que "la mayoría de acusaciones se basan en afirmaciones que no han sido demostradas y que en gran medida son infundadas, efectuadas por una persona cuyo estado psiquico deja mucho que desear". Este último dardo tiene por diana a Grigori Ródchenkov, ex director del laboratorio antidopaje de Moscú.

Ródchenkov fue uno de los informantes nucleares de la Agencia Mundial Antidopaje en el informe que publicaba un supuesto programa estatal destinado a encubrir los positivos por dopaje registrados en los JJOO de Sochi (2014). "Lo importante es que en las conclusiones de la comisión queda claro que en Rusia no ha habido ningún sistema estatal de apoyo al dopaje. Esta es una conclusión importante ", expuso antes de tildar como una "humillación" y una sanción "sin precedentes" la prohibición de la bandera y el himno rusos en el evento que se celebrará en PyeongChang. Al no haber apoyo del Estado al dopaje, considera, es discutible la exclusión de su país.

Este discurso frena a la multitud de diputados que se apresuraron a exigir el boicot. En el seno del Kremlin se ha sentido esta sanción como una ofensa "inadmisible". No dan crédito a que una "gran potencia deportiva" compita con bandera neutral. Y, este miércoles, la Cancillería denunció una "ofensiva a gran escala" para "expulsar" a Rusia del deporte mundial. Y no sólo desde la esfera política se han alzado voces favorables al boicot en este debate; la legendaria gimnasta Svetlana Jórkina, doble campeona olímpica, ha llegado a proponer la organización de una competición paralela a los JJOO.

Pero también pesa en Putin la opinión de la icónica saltadora Yelena Isinbáyeva, las patinadoras Irina Rodniná y Tatiana Navka, el jugador de hockey Iliá Kovalchuk, la atleta Tatiana Lébedeva o el tenista Yevgueni Káfelnikov. Todos ellos, nombres que han sacado lustre al palmarés olímpico ruso tanto en los Juegos de verano como en los de invierno, se han mostrado contrario a un boicot que analistas externos consideran que conllevaría consecuencias "desastrosas" para el deporte ruso. Se vería apeado de dos ciclos olímpicos (sanción de ocho años).

El caso es que María Zajárova, portavoz de Exteriores, declaró en la mañana de esta jornada hirviente en Rusia que la suspensión a sus deportistas, ejecutada este martes por el COI, forma parte de "una campaña informativa que comenzó antes de los Juegos Olímpicos de Sochi (2014). Pero ya no es sólo informativa, sino una campaña para la directa expulsión de Rusia del deporte mundial". "Los enemigos del país han lanzado una ofensiva a gran escala tanto en la esfera política, como en los medios de comunicación y en el deporte", ha indicado.

Y ha finalizado el discurso oficialista arguyendo que se han detonado "mecanismos de presión política" con el fin de que el COI castigara a Rusia por el supuesto programa de dopaje de Estado en Sochi. "Mire qué gran cantidad de deportistas de diferentes países fueron descalificados por dopaje, inclusive en los Juegos Olímpicos. ¿Acaso hubo una decisión similar por parte de los organismos olímpicos? No hubo nada de eso", sentenció.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.