www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DOPAJE

Rusia 2018. Guerrero y Perú explotarán la contradicción de la FIFA para que el goleador juegue el Mundial

lunes 11 de diciembre de 2017, 21:11h
El organismo ha suspendido al jugador andino durante un año, por lo que no jugaría en Rusia.

Paolo Guerrero sería una de las estrellas a las que prestar atención si pudiera jugar el Mundial de 2018. Pero la FIFA, a través de su Comisión de Disciplina, decidió imponerle una sanción de un año al serle detectado un metabolito de la cocaína benzoilecgonina, incluida entre los estimulantes que figuran en la lista de sustancias prohibidas la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). El problema es que el propio organismo, días antes de que se emitiera la suspensión, esclareció que el jugador no consumió dicha droga.

"Al haber dado positivo por una sustancia prohibida, el futbolista ha contravenido el artículo 6 del Reglamento Antidopaje de la FIFA y, en consecuencia, el artículo 63 del Código Disciplinario de la FIFA", se limitó a argumentar la institución que regula el balompié internacional en el comunicado que acompañó a la publicación de la sanción que apea del campeonato ruso a uno de los reclamos más resplandecientes dentro de la delegación de selecciones americanas.

El caso es que el jugador del Flamengo brasileño dio positivo por dicha sustancia en un control al que fue sometido el pasado 5 de octubre en Buenos Aires, tras el partido de clasificación para el Mundial entre Argentina y Perú en el que su equipo allanó el terreno para acceder a la respeca y regresar al campeonato más importante después de más de tres décadas de ausencia. Aquel empate arrancado en La Bombonera se considera como uno de los histos de la historia de su nación en cuanto al deporte.

Pues bien, la FIFA realizó pesquisas para concretar la causa del positivo y en sus pruebas constataron que no había consumido cocaína. Pero, aún así, decidió sancionarle. En el país andino denuncian que se trata de una contradicción y dejan entrever que el organismo ha tomado cierta venganza con respecto al pacto de no agresión que firmaron Perú y Colombia en el último partido de la fase clasificatoria americana. La selección cafetera y la de Guerrero se dejaron ir en su enfrentamiento directo, ya que el empate les metía y dejaba fuera, por ejemplo, a Chile doble campeona de la Copa América (en las dos últimas ediciones).

Este lunes ha roto su silencio el jugador, estrella y referente de su seleccionado. Lo ha hecho en una entrevista concedida al medio brasileño O Globo. En ella da su versión sobre el brete: "Tomé un té de anís en Perú porque estaba con una indigestión y en Argentina tomé un té negro con limón y miel porque estaba con gripe. No culpo a nadie, pero la sustancia podía estar en una jarra o en una taza". "Jamás he utilizado cocaína ni alguna otra droga y en 17 años de carrera profesional he sido sometido a miles de controles", defendió.

Guerrero, que confesó que se siente "víctima de una injusticia", proclama que "siempre me dediqué, soy profesional", y si "la propia FIFA ya ha descartado un posible consumo de drogas, no pueden decir ahora que soy culpable". Asimismo aclaró que en los días previos al control tampoco consumió infusiones de hojas de coca, propias de los Andes.

"Este es el momento más triste de mi carrera. Estoy suspendido. Ya dejé de jugar partidos (con la selección peruana) que eran los más importantes de mi vida y ahora no estoy en una final de mi club. Es un momento muy complicado", lamentó quien afirmó, también, que "espero poder jugar normalmente con el Flamengo a principios de año. Jugar el Mundial ahora pasó a segundo plano", porque lo primero "es volver a jugar con el Flamengo".

No obstante, la impotencia en el goleador de porte y maniobrar imperial no pede resultar mayor. Entre la sanción prosivional y la definitva se ha perdido la repesca frente a Nueva Zelanda, que calificó a Perú, y la final de la Copa Suramericana, que el Flamengo, su club en Brasil, disputa con el Independiente argentino. Además, el horizonte de caerse finalmente del histórico regreso de su país al Mundial -vuelta de la que él fue protagonista- es un palo muy gordo a sus 33 años.

Por ello, el limeño y sus letrados confían en poder atacar a la FIFA por lo que consideran un contrasentido y conducir el proceso a una anulación cautelar que se dictaminaría a comienzos de 2018. Por el momento, el jugador ha asegurado que en breve estará de vuelta en los entrenamientos del Flamengo, en los que no puede participar debido a la sanción. Ahora, la guinda a su trayectoria deportiva y estatus legendario en Perú están en menos de su defensa.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios