www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

“Condenar la violencia, venga de donde venga”

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
jueves 14 de diciembre de 2017, 18:22h

Lo que ha sucedido esta semana en Zaragoza con el asesinato de una persona que se encontraba tranquilamente en un bar tomando una cerveza y cuyo pecado fue llevar unos tirantes con los colores de la bandera de España me vuelve a entristecer sobremanera. No ya por este acto, execrable e injustificable en todo punto, sino por el hecho de que el origen del enfrentamiento fueran unos tirantes con los colores de uno de los símbolos nacionales.

Y digo yo: ¿Pero en qué clase de país vivimos en el que algo que debería unir sirve de excusa perfecta, incluso, para matar?

Existe ya un cansancio generalizado –y yo ya estoy cansado de repetirlo- por lo que se ha denominado lo “políticamente correcto”. La izquierda ideológica se ha apoderado del derecho moral o ético a decidir qué está bien y qué está mal. Esto no es nuevo. El complejo de la derecha se lo ha permitido. Pero es que se llega a puntos realmente preocupantes, y el que hoy nos ocupa es un problema de extraordinarias consecuencias sobre el que la sociedad -dentro de ella a quien corresponda- debe reflexionar y dar una solución.

Hay tonterías, como hacer interminables los discursos y alocuciones por repetir hasta la extenuación en la misma frase siete veces las palabras en ambos géneros. Ya saben a qué me refiero y no voy a hacer chiste: “Queridos compañeros y compañeras, gracias por acompañarnos a todos y todas en una manifestación de trabajadores y trabajadoras...”.

¡Menuda memez! No vamos a explicar ahora por qué está mal por el simple hecho de que ya saben que está mal, pero quieren imponer su criterio de lo “políticamente correcto”. Lo malo es que, aunque sea cosa de la izquierda, ha contaminado a muchos, entre otros, políticos de la llamada derecha. Probablemente por el temor a ser tachados de algo que no son. Insisto, menuda memez, ya que uno no es machista por decir “queridos compañeros, gracias por acompañarnos a todos en una manifestación de trabajadores...”.

Otra de las cosas a las que uno tiene que estar haciendo frente constantemente, y que también cansa, es a que te llamen de derechas -en el mejor de los casos, en el peor eres un facha para siempre- por criticar algo de izquierdas, como por ejemplo la memez esta del lenguaje sexista. Ahora sí voy a bromear porque mucho está tardando el PSOE en cambiar su nombre por PSOOEE (Partido socialista obrero y obrera español y española).

Menos banal, como acabamos de ver en Zaragoza, resulta eso de asociar la bandera de España a las clases sociales más pudientes y con una clara intención ideológica, por esto mismo, a la derecha, a Franco, la dictadura o los fascismos. Aquí en España, han conseguido que solo se pueda llevar el escudo y la bandera española cuando juega la selección de fútbol.

Si se te ocurre llevar un polo con los colores de la bandera en el cuello, un jersey en el que se lea España, un cinturón rojo y gualda o, desgraciadamente, unos tirantes con estos mismos colores estás automáticamente bajo sospecha de comulgar con dictadores. ¡Ojo!, los prejuicios existen en todos los bandos. Pasa a la inversa también si llevas una camiseta del Che o un pañuelo “palestino”. Lo cierto es que nada justifica la violencia y menos por cómo quieras expresar tu ideología o, simplemente, tus gustos.

No sería malo, por otra parte, un poco más de contundencia por parte de los políticos influyentes y generadores de opinión, que incendian las redes sociales si les toca de cerca la agresión, pero si el objeto del menosprecio a la vida es de un pensamiento opuesto, siempre escucharán de forma tibia ese típico “condeno la violencia, venga de donde venga”.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios