www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA RELIGIOSA

Nochebuena para todos

lunes 25 de diciembre de 2017, 08:22h
Es lo que deseo hoy a todos: una Nochebuena para todos, es decir, donde Jesús esté presente con nosotros, porque Él fue el que quiso nacer para redimirnos y esta redención no nos puede llegar en un mundo que vive en lo accesorio y más en estas fechas, donde ese “accesorio” se convierte cada vez más en un consumismo desenfrenado.

Los regalos, las fiestas y los adornos están muy bien, pero no son nada en sí mismos. Debemos entender de una vez por todas que celebramos el Nacimiento de Jesús. El Milagro de Dios que se hizo Hombre tal vez no lo entiendan muchos o que algunos se empeñen en querer cambiarle el sentido, pero sin Jesús no habría Navidad y sin Navidad no habría Cruz ni Resurrección, ni Redención ni Iglesia ni Esperanza. Estaríamos perdidos a nuestra suerte en un mundo sin Amor. ¿Se figuran ustedes un mundo sin Amor?.

Como nos decía el Papa en el Angelus hace justo una semana:“ La alegría del cristiano no se compra: no se puede comprar; mana de la Fe y del encuentro con Jesucristo, razón de nuestra felicidad. Y cuanto más arraigados estamos en Cristo, cuanto más cerca de Jesús estamos, más encontramos serenidad interior, aun en medio de las contradicciones cotidianas. Por ello el cristiano, habiendo encontrado a Jesús, no puede ser profeta de desventuras, sino testigo y heraldo de alegría. Una alegría que hay que compartir con los demás; una alegría contagiosa que hace menos fatigoso el camino de la vida”.

FRANCISCO nos ha mostrado como debemos vivir estas fechas: “con alegría que debemos compartir con los demás”. Eso es lo importante porque este tiempo de Adviento, que termina este domingo, Nochebuena, tiene como propósito ayudarnos a poner las cosas en su justa perspectiva. Es tiempo de reflexión y de volver la mirada y el corazón a Dios. Es tiempo de tomar decisiones y de cambiar radicalmente la vida para ser mejores, más humanos, más como Jesús, que teniéndolo todo, quiso dejarlo para venir a estar a nuestro lado para que sintiéramos todo el Amor de Dios.

Este es tiempo de ponernos en camino y seguir esa estrella imaginaria, no la que nos colocan los grandes almacenes o la que nos llega por los medios. Es tiempo de buscarle en nuestro prójimo y una vez encontrado, postrarnos ante el pequeño Niño Dios que nace de nuevo. Es tiempo de regalar, sí, pero también es tiempo de entrega de nuestro tiempo, de nuestro esfuerzo, de nuestra vida y de nuestros sueños. Una Nochebuena para todos. Feliz Navidad a todos los lectores de EL IMPARCIAL.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios