www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

El seleccionador Sampaoli humilla a un policía y Argentina se le echa encima

martes 26 de diciembre de 2017, 20:47h
Algunos analistas han pedido su cabeza como rector de la Albiceleste que comparecerá en el Mundial ruso.

"Boludo (estúpido), cobrás 100 pesos (5,47 doláres) al mes. ¡Gil! (tonto)", le dijo Jorge Sampaoli en Nochebuena a un policía. Lo hizo después de que un agente, que formaba parte de un control de tráfico, detectara que en el vehículo en el que viajaba el seleccionador de Argentina de fútbol viajaban hasta ocho personas, cuando, por razones de seguridad, sólo está permitida la presencia de cinco personas. El efectivo que detuvo el coche obligó a varias personas a evacuarlo para cumplir con la ley.

Sampaoli, que regresaba de celebrar la boda de su hija en su ciudad natal, Casilda, fue uno de los exhortados a bajar del utilitario. Ese fue el momento en el que el ex entrenador del Sevilla, bebido, se dirigió de manera irrespetuosa al policía. Así ha quedado registrado en una grabación que pudo haber hecho uno de los agentes que formaban parte del control de tráfico, ya que ese cuerpo de seguridad usa las autograbaciones para protegerse ante denuncias falsas. Como el hotel en el que estaba alojado quedaba cerca, los agentes le instaron a ir cominando y evitar un mayor problema.

El escándalo generado no se ha recluido a la jurisdicción de la pronvicia de Santa Fe. Sampaoli ha sido muy criticado por la gestión que ha hecho de los últimos partidos en los que Messi y compañía salvaron la deblacle y certificaron su billete para la cita mundialista de 2018, por lo que la dimensión de cada una de sus palabras y actos se ha hecho hiperbólica. Por tanto, la noticia ha sido primera plana en la república de forma casi instantánea, desatando una ola abrasiva de críticos.

Todos los analistas le han reprochado que chapeara (proveniente de la chapa, del empleo del estatus o las influencias para evitar sanciones-. Es decir, que usara su cargo para tratar de coaccionar al policía de turno y evitar una sanción o una situación incómoda como la que le sacó del coche en plena celebración. En un país que convive con un agrio enfrentamiento político entre los acólitos de Macri y los del kirschnerismo, y esta última vertienteparecería ser la más cercana al pensamiento del técnico, cada cual ha adherido a Sampaoli a la ideología contraria para encuadrar el episodio en precedentes en los que dirigentes del signo político contrario han chapeado.

Así, la crítica ha llegado a reclamar que dejara su puesto. Pero lo que ha sido objetivo de comentario ácido por la gran mayoría de analistas es su inacción a la hora de disculparse. Según el relato de los sucedido, cuando Sampaoli vio la repercusión de su acción publicada, llamó al agente la que humilló de manera privada y, según cuentan sus críticos, con el fin de que se hiciera pública la disculpa. Esa maniobra empeoró el crecimiento del disgusto con el seleccionador hasta arribar al extremo de cuestionar su valor moral y la idoneidad de que siga dirigiendo a la selección.

Finalmente, el conductor de Argentina hasta Rusia ha publicado este martes una disculpa oficial. No lo ha hecho en forma de rueda de prensa sino por medio de un comunicado publicado por la Asociación de Fútbol de Argentina. Sin dar margen a las preguntas y cuestionamiento activado en las últimas horas.

En el texto, Sampaoli expresa su arrepentimiento. "Quiero pedir especiales disculpas al oficial al que agredí verbalmente" avanza para argumentar que "el enojo, en una discusión en la que no tenía razón, me llevó a decir palabras que no representan en absoluto mis convicciones". "El salario no representa las cualidades ni el valor de ningún ser humano", añadió antes de destacar la labor de los controles de tráfico en Argentina. "El respeto a ellos salvavidas", proclamó un preprarador que ha cuidado al milímetro su imagen desde que llegó a la AFA.

Pediría disculpas también "por este mal ejemplo a toda la sociedad" y reiteraría que lo dicho en el regreso del matrimonio de su hija no es coherente con sus "valores y creencias". El problema es que en el enconado ambiente generalizado en el país argentino, resulta complicado que cualquier incendio se apague con rapidez. El senador oficialista Esteban Bullrich afianza el paisaje actual señalando en respuesta a la disculpa mencionada que "no fue un buen ejemplo la agresión a nuestras fuerzas de seguridad". "Cuando somos representantes nuestra responsabilidad es grande y la idea de que uno está por encima de la ley no es lo que la Argentina necesita", afirmó el representante del Gobierno de Macri.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios