www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

España es más que Cataluña

sábado 06 de enero de 2018, 08:09h

El Gobierno de Rajoy sigue alardeando de su mayor éxito, la recuperación económica y la creación de empleo. En 2017, el crecimiento puede alcanzar el 3,1 por ciento y este año, según los expertos, se quedará en un 2,3 por ciento por el lastre del conflicto catalán. Los llamados datos macroeconómicos son excelentes y casi 300.000 españoles han encontrado empleo. Pero al margen de estos trabajadores que han abandonado las listas de parados, la mayoría de españoles no percibe todavía la salida de la crisis.

La batería de subidas de precios, además, amenaza con agujerear aún más los bolsillos de los asalariados. Ya se han anunciado las subidas de las tarifas de la luz, del gas, de la gasolina, del teléfono, del IBI en casi 200.000 hogares y hasta de los peajes de las autopistas. Salvo el salario mínimo, que se incrementará un 4 por ciento, los sueldos permanecen estancados, cuando no recortados, desde el comienzo de la crisis. La mayoría de los españoles, en fin, sigue sufriendo para hacer frente a los gastos más imprescindibles.

El Gobierno ya tiene preparados unos presupuestos que, en principio, beneficiarían la economía doméstica de los trabajadores. Una notable rebaja del IRPF en los salarios medios, reducción del IVA y ventajas fiscales para los autónomos. Pero estas medidas, como algunas otras, están pendientes de las negociaciones del Gobierno con el PNV, encalladas por la crisis en Cataluña. Los nacionalistas vascos ya han anunciado que no apoyarán las cuentas de Montoro, mientras el artículo 155 esté vigente. El PSOE rechaza incluso sentarse a discutir y Ciudadanos, henchido el pecho por el éxito de Arrimadas, anda poniendo pegas.

Primero el Gobierno, pero la entera clase política tiene que reaccionar. Hay que evitar que 2018 se convierta en un calco de 2017, donde solo importaba, interesaba y se debatía sobre el desafío secesionista catalán. El Congreso de los Diputados no ha sufrido una parálisis igual en su Historia. Y cualquier atisbo de acuerdo siempre quedaba postergado. Es verdad, que el efecto catalán ha tenido un efecto positivo al lograr el acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos para apoyar el artículo 155 y frenar la deriva secesionista. Pero todos ellos parecen haberlo olvidado ya.

España no puede seguir pendiente en exclusiva de los delirios mentales de Puigdemont o de las lacrimógenas declaraciones de Junqueras. Hasta el más optimista sabe que al final, los separatistas gobernarán en unas semanas hasta que el 155 vuelva a pararles los pies, se repetirán las elecciones, volverán a ganar y vuelta a empezar. Y así "ad eternum". Pero, mientras Rajoy tiene que gobernar pensando en el beneficio de los españoles y los partidos más sensatos deben apostar por volver a la normalidad política y democrática y aparcar por un tiempo las rencillas partidistas.

No va a resultar fácil en un año en que los partidos ya diseñan las campañas para las municipales de 2019. Pero si Rajoy, Sánchez y Rivera solo se dedican a mirarse el ombligo y despotricar de Puigdemont, España quedará anestesiada y hasta la recuperación económica puede estar en riesgo. Aunque suene a utopía, en especial en un año preelectoral, el acuerdo en los asuntos de Estado entre PP, PSOE y Ciudadanos es el único camino para salir del atasco y olvidarse de los golpistas. Porque Cataluña es España, pero España es más que Cataluña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)

+
0 comentarios