www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COMISIÓN DEL MODELO AUTONÓMICO

El modelo territorial puede cambiarse sin reformar la Constitución

De izquierda a derecha: Miquel Roca i Junyent, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, y José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo.
De izquierda a derecha: Miquel Roca i Junyent, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, y José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo. (Foto: Congreso)
miércoles 10 de enero de 2018, 19:18h
Los tres padres de la Carta Magna coinciden en que el texto da "suficiente margen" para acometer cambios sin tener que modificarlo.

Los tres padres de la Constitución que han intervenido hoy miércoles en la comisión del Congreso que analiza el modelo autonómico lo tienen claro: el modelo territorial puede reformarse, pero no será necesario modificar la Carta Magna, y en ningún caso podría utilizarse para satisfacer las aspiraciones secesionistas de territorio alguno.

Según Miquel Roca, el modelo territorial "puede ser perfectamente revisable y mejorable", pero en su opinión no sería necesario reformar la Carta Magna porque el texto da "mucho margen" para acometer cambios sobre la organización del Estado sin retocarlo.

"En la Constitución cabe lo que cabe, lo que no cabe en la Constitución no cabe", ha afirmado para añadir posteriormente que "lo demás puede ser interpretado y ampliado". Por eso, ha manifestado que él cree que "un problema político puede resolverse políticamente" y ha instado a buscar esta solución al problema catalán a través del diálogo.

En una línea parecida se ha manifestado otro de los padres del texto constitucional de 1978, José Pedro Pérez-Llorca, quien cree que que en este momento no se dan las condiciones para abordar una reforma y que habría que "limpiar un poquito la atmósfera" porque en la España actual hay "mucha ira".

En opinión de Pérez-Llorca "el tema" ahora es "cómo mejorar el autogobierno" del país y ha empezado haciendo "autocrítica" sobre las Autonomías que, aunque han sido "un gran éxito", tienen "defectos de diseño conceptuales". Además de ser un sistema complejo y conflictivo, por la cantidad de recursos ante el Tribunal Constitucional, es "lujoso, costoso, e incluso caro", ha concluido.

Solo Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón ha abierto la puerta a una posible modificación de la Carta Magna, eso sí, siempre y cuando se haga de una manera "concreta", es decir "si se sabe lo que hay que reformar" y además es "consensuada y pactada".

"Creo que la reforma de la Constitución, si en su momento se acuerda y procede, es posible y deseable porque lo prevé la propia norma fundamental", ha afirmado Herrero, pero ha puntualizado que todas las mejoras que se añadan "deben ser pactadas", por lo que ha situado como las dos condiciones ineludibles "la concreción y el pacto".

No obstante, el político, jurista y consejero de Estado ha especificado que se pueden hacer una serie de mejoras territoriales sin necesidad de reformar la Constitución. Entre esas propuestas, ha citado la incorporación al Senado de la Conferencia de Presidentes con carácter permanente, o reformar las diputaciones provinciales. Estas modificaciones, ha dicho, pueden hacerse "sin afrontar ahora una reforma formal de la Constitución, sino una mutación de la misma, mediante consenso de los agentes políticos", lo que supondría una reinterpretación del texto constitucional en vigor.

También ha advertido de que cualquiera de las reformas constitucionales deben moverse "dentro de la legalidad" porque es "impensable" que se realice modificación "extralegal", que solo llevaría a la "ruptura y destrucción" del bloque constitucional actual que se consiguió a base de consenso.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios