www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Ángel Vázquez: La vida perra de Juanita Narboni

domingo 14 de enero de 2018, 18:11h
Ángel Vázquez: La vida perra de Juanita Narboni

Seix Barral. Barcelona, 2017. 320 páginas. 18 €. Libro electrónico: 9,99 €.

Por Ángela Pérez

Muy oportuna ha sido la iniciativa de la editorial Seix Barral de recuperar La vida perra de Juanita Narboni, de Ángel Vázquez, pues nunca se insistirá bastante en poner esta novela al alcance de los lectores (en 2005, Cátedra publicó una edición crítica a cargo de Virginia Trueba). Si usted la ha leído, la primera edición data de 1976, tiene ahora la oportunidad de releerla y comprobará que no ha perdido un ápice ni de interés ni de potencia narrativa. Y, sin duda, si transita por primera vez a lo largo de sus páginas “recibirá el impacto de la voz y el pensamiento de uno de los personajes más extraordinarios de la literatura española del siglo XX. Cuando Juanita habla, en sus palabras reviven un mundo que se extinguió, un idioma desaparecido y una vida inventada que, más allá de la ficción, permanece en el lector y lo acerca íntimamente a uno de los escritores más retraídos y solitarios de nuestras letras”, como reza la nota editorial que encabeza la novela. Apreciación certera, que no está solo motivada por el lógico deseo de vender el producto.

Porque, en efecto, no es extraño que esta narración de Ángel Vázquez (Tánger, 1929-Madrid, 1980), considerada su obra maestra y con la que quedó finalista del Premio de la Crítica, se convirtiera en una novela de culto. Entre sus muchas virtudes, hay que resaltar la prodigiosa puesta en pie del personaje que aparece en su título, en el que consigue que carácter y lenguaje -con esa espléndida recreación del español tangerino-, se aúnen en una figura compleja. Juanita es, sí, una solterona -digámoslo con permiso de lo políticamente correcto-, llena resentimiento, con espíritu de Torquemada para juzgar a todos cuantos la rodean. Empezando por su hermana, a la profesa una envidia cainita, pues es en cierto modo su reverso. Así, Juanita tiene no poco de odiosa.

Pero la buena literatura no está para condenar. En el monólogo de una Juanita Narboni crepuscular, donde se entrecruzan realidad e imaginación, pasado y presente…, y que te atrapa desde el principio, va emergiendo una mujer comida por las frustraciones y secretos deseos, que, en el fondo, sabe que ha llevado una vida perra, pese a las apariencias de comodidad. La primera víctima de Juanita Narboni es Juanita Narboni.

Y, junto al personaje, se alza un Tánger igualmente complejo, de una vitalidad, con algo de prohibida, irremisiblemente sentenciado a desaparecer, donde nos sumerge el torrente verbal de Juanita. La personalidad introvertida de Ángel Vázquez, alejada de los círculos literarios -la obtención en 1962 del premio Planeta tuvo mucho de azar-, y acosada por el alcohol y los problemas económicos -murió solo en una modestísima pensión-, no contribuyó quizá a lograr el sitio que aunque solo fuera por esta novela -escribió alguna más-, merece.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios