www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Corrupción en el partido de Mas y Puigdemont

lunes 15 de enero de 2018, 12:03h

Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), el partido fundado por Jordi Pujol y liderado luego por Artur Mas y Puigdemont ha sido condenado por la Audiencia de Barcelona por financiarse irregularmente al cobrar comisiones ilegales por valor de 6,6 millones de euros durante una década (1999-2009). El tribunal ha impuesto una pena de nueve años y ocho meses de prisión a Fèlix Millet y siete años y medio a Jordi Montull, saqueadores confesos.

La sentencia del “Caso Palau” se ha hecho pública este lunes, ocho años y medio después de que comenzara la investigación con el registro del Palau de la Música por la policía catalana. El tribunal ha impuesto además una pena de cuatro años y cinco meses de cárcel al ex tesorero Daniel Osacar por los delitos de tráfico de influencias y blanqueo de capitales. La sentencia cifra el expolio del Palau en 23 millones de euros.

La Audiencia de Barcelona concluye que Ferrovial pagó comisiones al partido nacionalista a cambio de la adjudicación de obras públicas como la Ciudad de la Justicia o la línea 9 del metro. La constructora camuflaba esas comisiones como donaciones al Palau de la Música.

Tras esta sentencia, falta por determinar la responsabilidad de los dirigentes del partido, que ha cambiado su nombre por el de PdeCat para eludir las responsabilidades en este y otros muchos casos de corrupción. Además de Pujol, tanto Mas como Puigdemont son presuntamente responsables de haber seguido con esa prácticas de cobrar el famoso 3 por ciento en comisiones a las empresas que contrataba.

A dos días de arrancar la nueva legislatura del Gobierno catalán, en medio de la confusión entre los partidos soberanistas por la pretensión de Puigdemont de ser investido presidente de la Generalidad telemáticamente, la sentencia dictada este lunes por la Audiencia de Barcelona supone un golpe más al partido del ex presidente prófugo, pese al amaño de los dirigentes de vaciar de contenido CDC refundándolo con un nuevo nombre. Según los expertos, la Audiencia de Barcelona podría obligar al PdeCat a devolver las comisiones que percibieron de forma ilegal, lo que supondría un impacto de millones de euros en las arcas del partido.

Como reflejan las encuestas del CIS, la corrupción política sigue siendo uno de los problemas que más preocupa a los españoles. Y todos los partidos tradicionales han sido condenados. Además de la sentencia del “Caso Palau”, también este mismo lunes dirigentes del PP valenciano se sientan en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por presunta corrupción, mientras prosigue en Sevilla el juicio de los ERE que salpica al PSOE.

Urge, pues, una nueva legislación que erradique definitivamente la corrupción en la financiación de los partidos, cuyo primer artículo debería garantizar que las formaciones políticas solo puedan recibir las aportaciones de sus militantes. Y, de paso, hay que revisar las estratosféricas subvenciones que cobran de las arcas del Estado en función del número de escaños del Congreso de los Diputados, del Senado, de los Parlamentos autonómicos o de los Ayuntamientos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios