www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 10

Dakar 2018. Peterhansel recorta distancias con un Sainz envuelto en polémica

miércoles 17 de enero de 2018, 02:57h
Además, la categoría de motos sufrió una convulsión.

Poco a poco se va complicando el escenario para Carlos Sainz. Si hace unos días disponía de un colchón de más de una hora como líder del Dakar 2018, en la categoría de coches, la sanción sufrida por un incidente con un piloto de quads y la actuación de Stéphane Peterhansel han desembocado en la reducción de la ventaja de manera notable. El piloto francés se impuso en la etapa de este martes, la décima, y se colocó en la segunda plaza de la general, destacándose como principal rival del español.

El compañero en Peugeot del madrileño completó el recorrido entre Salta y Belén (Argentina) registrando un tiempo que le llevó a recortar 13 minutos en la clasificación global. La calusora zona de Catamarca dio lugar al descalabro del catarí Nasser Al-Attiyah, que rompió una barra de suspensión y perdió su posición como perseguidor de Sainz. El espaól llegaría tercero a la meta para mantener una diferencia de 50 minitos tras los 797 kilómetros, de los que 424 kilómetros era cronometrados, de esta jornada.

Peterhansel, de esta manera, cosechó su victoria de etapa número 41 durante toda su trayectoria en el Dakar (lo ha ganado 13 veces, 6 en motos y 7 en coches). Resplandeció, además, la labor de Despres como escudero de los dos líderes. Peugeot ya había anunciado esa estrategia, ya que para el fabricante francés sería un "fracaso" que, a estas alturas, la batalla entre sus dos pilotos punteros pudiera devenir en una fatalidad que arrebatara el entorchado a la escudería gala.

La senda, que se desglosó en un primer tramo desarrollado sobre una vasta meseta de dunas de arena blanda y un segundo en el que se desató una travesía por un laberinto de ríos secos, vio cómo el segundo del día fue el sudafricano Giniel De Villiers (a 8 minutos y 46 segundos) y el cuarto fue el miratí Sheikh Al Qassimi (llegó a 19 minutos y 11 segundos). El mencionado Cyril Despres fue séptimo, a 24 minutos y 30 segundos de Peterhansel, después de que se hubiera dejado adelantar por Sainz para posicionarse como asistente de sus compañeros en Peugeot por su sobreviniera una avería mecánica.

La conducción de Sainz, precavida, le vale en un trance en el que ya vislumbra su segundo título de la prueba más prestigiosa del mundo del rally. Pero el madrileño, además de mirar al trazado que ha de completar, tiene que lidiar con la polémica suspensión por su casi atropello al piloto de quads Kees Koolen, quien denunció en esta fecha que fue golpeado y que centímetros le separaron de morir ante la embestida del español.

"Si le llego a dar, hoy estaríamos hablando de otra cosa más triste. Hubiese destruido el quad. Estuvo muy cerca, pero es totalmente injusto tener esta sanción", se justificó Sainz antes de responder al neerlandés al que acusó de mentir y exagerar el incidente que le costó una punición de 10 minutos. "No es verdad" que el golpe hiciera caerse a Koolen, dijo un piloto español que espera que los comisarios del Dakar le anulen la sanción para poder afrontar con más tranquilidad el tramo final venidero.

Sobre lo vivido este martes, Sainz explicó que la etapa le pareció "tremendamente complicada". "Me pareció dificilísima la navegación. Los cauces de los ríos no eran nada fáciles, Hemos intentado salir de un río pero no podíamos y tuvimos que buscar otra salida", arguyó y advirtió que en la etapa de este miércoles entre Belén y Chilecito, que atraviesa la icónica Fiambalá y llamada a decidir la carrera, "en cualquier momento puedes cometer un error o caer en una trampa".

Por otra parte, en motos se experimentó una convulsión. La polémica y la confusión fueron protagonistas en el desarrollo de la etapa. Y es que Matthias Walkner se impuso en el parcial para colocarse líder después de que la organización se viera acorralada por la presión de muchos pilotos en relación con la validación de los puntos de paso durante el recorrido y del libro de ruta. Algunos de los participantes culpabilizaron a los organizadores de haberles hecho perder el rumbo.

Los quemejor supieron salir a flote y orientarse fueron el propio Walkner, Pablo Quintanilla y el español Gerard Farrés, que acabó tercero en el día. También el chileno Nacho Cornejo sobrevivió a una jornada en la que la gran mayoría de los líderes se desorientaron. No obstante, Barreda, Benavides y el australiano Toby Price, que formaban el grupeto de cabeza e ibran abriendo pista, terminaron perdidos y llegaron a desviarse 10 kilómetros del recorrido.

Por último, el sistema de tiempos no marcaba a todos los pilotos. Walkner fue uno de los que no registraron tiempos, un hecho que podría acarrearles una sanción de dos horas. Pero, de momento, el líder saca 39 minutos a un Joan Barreda heróico, 41 minutos a Kevin Benavides y 47 minutos a Farrés. En esa relación de perseguidores del líder de la general no está el otrora puntero. El francés Adrien Van Beveren sufrió un accidente a tres kilómetros para el final que le apeón del concurso. Cuando viajaba con el título casi en la mano padeció una dura caída en un río sinuoso. Ese infortunio dio al traste su acierto en la navegación que le conducía a sacar entre 40 y 50 minutos a sus principales perseguidores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.