www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AL PROPONER A PUIGDEMONT, LOS SECESIONISTAS QUIEREN HUMILLAR A RAJOY

lunes 22 de enero de 2018, 12:39h
Era de esperar. A nadie puede sorprenderle. Roger Torrent, presidente del Parlamento catalán, es un secesionista ultra...

Era de esperar. A nadie puede sorprenderle. Roger Torrent, presidente del Parlamento catalán, es un secesionista ultra. Estaba claro que iba a proponer al expresidente felón, Carlos Puigdemont, como nuevo presidente de la Generalidad, para humillar a Mariano Rajoy, para vejar a los partidos constitucionalistas, para ofender a España.

A Valle-Inclán le hubiera tristemente asombrado el esperpento de la política catalana. El artífice y responsable de un intento de golpe de Estado, perseguido por la Justicia por gravísimos delitos de rebelión y sedición, y fugado a Bélgica, se le presenta a la presidencia de la Generalidad y se hará lo imposible para que sea aceptada la fórmula telemática.

¿Tiene conciencia Mariano Rajoy de adónde hemos llegado? ¿Tiene conciencia de la humillación que supone la actual situación para España y los españoles? La sandez arriólica de “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo y lo mejor es tener cerrado el pico” ha contribuido a que la España que preside Mariano Rajoy viva una de las más bochornosas páginas de su Historia milenaria. No se arbitraron a tiempo las medidas para impedir que se propagara el secesionismo en Cataluña. Se actuó desde el voluntarismo político de que no pasaría nada. Y cuando el 6 y el 7 de septiembre se inició a ojos vistas el golpe de Estado, se reaccionó bien pero no con la contundencia necesaria ni, sobre todo, con habilidad. Carlos Puigdemont debería estar hoy en prisión pero se ha fugado y vive a cuerpo de rey en Bruselas, pronunciando conferencias en otros países y cachondeándose día sí y día también de Mariano Rajoy.

El presidente del Gobierno, en la defensa de la unidad de España, tiene a casi todos los españoles a su lado. Pero en lugar de tantas merengosidades y tantas cautelas, debería actuar de forma contundente, dentro siempre de la ley. Su lenidad ha contribuido a que el partido que preside descienda hasta el tercer lugar de aceptación en algunas encuestas, superado por Ciudadanos y el PSOE.